Blogs de Antonio Boix

Mis blogs son Altamira (Historia del Arte, Cine, Televisión, Fotografía y Cómic), Heródoto (Ciencias Sociales y Pensamiento) y Mirador (Joan Miró, Arte y Cultura Contemporáneos).

miércoles, 28 de enero de 2015

CS 3 UD 02. Los paisajes de la Tierra.

CS 3 UD 02. LOS PAISAJES DE LA TIERRA.
1. Los paisajes de las zonas climáticas de la Tierra.
2. Los paisajes de Europa.
3. Los paisajes de España.
4. Los paisajes de la España oceánica o atlántica.
5. Los paisajes de la España mediterránea litoral.
6. Los paisajes de la España mediterránea interior.
7. Los paisajes de alta montaña de España.
8. El paisaje de las islas Canarias

1. Los paisajes de las zonas climáticas de la Tierra.

Los paisajes se clasifican en naturales y humanizados.
Paisaje natural de Borines (Asturias).

El paisaje natural se caracteriza por el predominio de elementos originales del medio y la escasa o nula intervención humana.
Paisaje humanizado.

El paisaje humanizado es el resultado de que los seres humanos hemos actuado sobre el medio y lo hemos transformado.
En la actualidad es difícil encontrar un medio auténticamente natural, así que hablamos de paisaje como el medio natural que ha cambiado en su interrelación con la acción humana.
Desierto de Nubia (Sudán).

En los lugares poco poblados, como las zonas polares, los desiertos o tierras de alta montaña, la acción humana sobre el medio natural es menor.

El río Hudson en Nueva York.

En los lugares muy poblados, como son la mayoría de los ríos, las llanuras o las costas de las zonas templadas, la acción del hombre es mayor: se ha cambiado el medio natural y hay campos de cultivo, pueblos, ciudades, vías de comunicación...


Los diversos climas en la Tierra son el resultado de la combinación de los elementos del clima, que son la temperatura, la humedad, la presión, los vientos y las precipitaciones, con los diferentes factores climáticos, que son la latitud, la altitud y la distancia al mar.

Eligiendo la temperatura como elemento principal del clima, la Tierra se divide en tres grandes tipos de zonas climáticas, distribuidas en cinco grandes franjas de norte a sur: una cálida en medio, dos templadas y dos frías.

 

La zona de climas cálidos.
La zona de climas cálidos es llamada zona intertropical porque se encuentra situada entre el trópico de Cáncer y el trópico de Capricornio, y se centra en el ecuador.
Es la zona de la Tierra que recibe la máxima insolación directa del Sol y esto explica sus temperaturas elevadas, y que no haya invierno porque la temperatura media del mes más frío es superior a los 18ºC.
Según las precipitaciones y la latitud, en la zona intertropical se diferencian tres climas: ecuatorial, tropical y desértico.

Las zonas de climas templados.
Las dos zonas de climas templados se extienden, en los dos hemisferios, desde la zona de climas cálidos hasta las dos zonas de climas fríos al norte y al sur.
La superficie de los territorios de climas templados es mayor en el hemisferio norte (conocido como el hemisferio continental) que en el hemisferio sur porque son más grandes los continentes.
Según la latitud, la altitud y la proximidad al mar, en las zonas templadas se diferencian tres climas: oceánico, mediterráneo y continental.
Una variedad importan de clima templado es el clima chino, similar al mediterráneo pero con más lluvias, y que se localiza en la fachada oriental de los continentes, sobre todo las costas del este de EE UU y China.
Los climas templados tienen en común la existencia de cuatro estaciones: una estación invernal (fría) y otra estival (cálida) y, entre ellas, dos estaciones intermedias (primavera y otoño).

Las zonas de climas fríos.
Las dos zonas de climas fríos comprenden las dos áreas polares, pero también se incluyen por afinidad las tierras de alta montaña, situadas por lo general a más de 2.500 metros de altitud (aunque esta varía mucho), que están presentes dentro de las otras zonas.
Así pues, hay dos variantes de climas fríos: el clima polar y el clima de alta montaña.
Se caracterizan por la amplia duración y el gran rigor de los inviernos, y la escasa duración y la suavidad de los veranos.




2. Los paisajes de Europa.
Los climas dominantes en Europa son los propios de la zona climática templada, por tanto tenemos climas continentales en el Centro y Este del continente, oceánicos en las regiones noroccidentales bañadas por el Océano Atlántico y mediterráneos en la cuenca del mar Mediterráneo. Cada uno tiene un paisaje característico.


external image 2008-09-25_195648.jpg

3. Los paisajes de España.
España está situada en el sur de Europa. A pesar de que tiene unos rasgos naturales muy propios del mundo mediterráneo, tanto su posición como la disposición periférica de su relieve introducen influencias oceánicas y continentales que modifican el clima, la vegetación y las corrientes fluviales, entre otros elementos, que además se interrelacionan. Así pues, en estos tres aspectos se pueden definir seis medios: oceánico atlántico, mediterráneo interior continentalizado, mediterráneo litoral, mediterráneo estepario, alta montaña y canario.
En España hay dos climas dominantes: oceánico en el norte (la franja cantábrica) y noroeste (Galicia); y mediterráneo en el resto, aunque con diferencias entre el mediterráneo costero, más suave, el mediterráneo interior, con inviernos más fríos, y el mediterráneo estepario del sureste, más desértico. El clima de alta montaña se encuentra solo en las cumbres de las cordilleras, especialmente en los Pirineos.

Las Islas Canarias son una excepción, pues por su localización geográfica en el Atlántico cerca de África en una latitud lindante con el Sahara, cuentan con un clima subtropical de carácter cálido moderado.


Mapa de los climas y sus paisajes de España.

4. Los paisajes de la España oceánica o atlántica.
La región atlántica es también conocida como la España Húmeda. Constituye una franja limitada al sur por las Montañas Gallegas, la cordillera Cantábrica y los Montes Vascos. El relieve es accidentado, con montañas, pendientes y escasas superficies planas.
El norte de España tiene un clima oceánico parecido al europeo, con precipitaciones abundantes y regulares de más de 800 mm anuales. Las temperaturas son moderadas, con baja amplitud térmica debido a la influencia del mar.
Bosques y prados de Galicia.

La vegetación es de bosques de robles y hayas, de landas de matorral, brezo, aulaga y retama, y de prados abundantes.

Río Sella (Asturias).
Los ríos, la mayoría de los cuales están en la vertiente cantábrica, son cortos porque nacen en montañas cercanas al mar, caudalosos y de gran capacidad erosiva. Los ríos de la vertiente gallega son más largos y también caudalosos.

Las rocas son sobre todo silíceas, con dos variedades: la tierra parda, rica en humus pero ácida, dedicada para cultivos y pastos, la Ránker, en las pendientes, escasa y muy erosionada, apta para bosques y prados.

5. Los paisajes de la España mediterránea litoral.
Es una extensa región geográfica que tiene como principal componente la presencia del mar Mediterráneo. Se extiende por el valle del Guadalquivir, la costa mediterránea, Baleares (montañas y llanuras), Ceuta (abrupta) y Melilla (también abrupta). 
Dentro de su espacio, entre Almería y Murcia, se encuentra el medio estepario o subdesértico, que se caracteriza por condiciones climáticas más extremas en temperatura y sequedad.

Mallorca en la primavera. 

Es el clima mediterráneo puro, muy influido por la proximidad de la costa, sobre todo meridional, con temperaturas suaves pero muy contrastadas que se combinan con una sequía veraniega que se extiende en primavera y en otoño a medida que avanzamos hacia el sur, espacio definido casi por características subdesérticas.

            Vegetación mediterránea entre esteparia y garriga.

La vegetación predominante es la encina, el alcornoque y los matorrales de los tipos maquia (matorral alto y denso con jara y lentisco) y monte (matorral bajo y poco denso con tomillo y romero), y en el sureste hay la vegetación esteparia de hierbas, matorrales y arbustos espinosos, bajos y discontinuos como palmito y espartal.
Los ríos, con la excepción del Ebro, que drena un amplio espacio de la zona norte y de las tierras del interior, son, en general, cortos, de escaso caudal y definidos por marcadas épocas de estiaje que, a veces, coinciden con periodos anuales. Son las ramblas mediterráneas. En las islas Baleares, Ceuta y Melilla no hay ríos, sino torrentes y acuíferos.
Como en el paisaje mediterráneo, las rocas silíceas dan una tierra parda meridional, pobre, dedicada a pastos y dehesas. Las rocas calcáreas hacen suelos rojizos, más fértiles para los cultivos, y una terra rossa pobre, para bosques y dehesas. Las rocas arcillosas producen un vertisuelo oscuro muy fértil para los cultivos. En las áreas esteparias del sureste el suelo es gris subdesértico, muy pobre, sólo adecuado para pastos.



6. Los paisajes de la España mediterránea interior.
La España interior (o continental) se extiende por las cuencas de los grandes ríos, como el Duero, el Tajo, el Ebro y el Guadiana y las montañas interiores del Sistema Central, el Sistema Ibérico y Sierra Morena. Su principal rasgo es la presencia del inmenso altiplano de la Meseta, con peculiaridades climáticas y bioclimáticas concretas. Comprende un territorio fuertemente transformado, en el que las actividades humanas se remontan a muchos miles de años.
Tiene un clima mediterráneo con rasgos continentales, como la gran amplitud térmica anual, las temperaturas frías del invierno y las elevadas del verano, dada la gran distancia al mar. Las precipitaciones son escasas o moderadas, con menos de 800 mm anuales, concentradas en la primavera y el otoño, y con una gran sequía en el verano. En el valle del Ebro son inferiores a los 300 mm lo que da un clima mediterráneo estepario.

La llanura manchega.

La vegetación está constituida, preferentemente, por un bosque perennifolio de coníferas, encinas, rebollos o robles, si bien la deforestación histórica ha reducido antiguos bosques a páramos de matorral.

Dos vistas del río Duero.
El río Tajo en Toledo.

Los ríos son largos, relativamente caudalosos por la aportación que reciben de las zonas montañosas, e irregulares, con pronunciado estiaje.
Paisaje calcáreo.

Las rocas silíceas dan una tierra parda meridional, pobre, dedicada a pastos y dehesas. Las rocas calcáreas hacen suelos rojizos, más fértil para los cultivos, y una terra rossa pobre, para bosques y dehesas. Las rocas arcillosas producen un vertisuelo muy fértil para los cultivos. En las áreas esteparias del valle del Ebro el suelo es gris subdesértico, muy pobre, sólo adecuado para pastos.


7. Los paisajes de alta montaña de España.
Se localiza en los picos más altos, sobre todo del Pirineo, Sistema Central, Sistema Ibérico y Cordillera Penibética.




Las montañas tienen unas condiciones especiales, debido a la altitud. Aunque presentan unas características generales, su paisaje varía según la situación sea en el ámbito atlántico, mediterráneo o del interior. Cuando más al norte menos altitud se necesita para tener un clima de alta montaña, que de media se registra en los 1.000 metros, pero en los Pirineos hay suficiente con 800 y en la Penibética necesita unos 1.500.
El clima es relativamente frío en invierno y suave en verano, y húmedo todo el año, pero con muchas diferencias según la zona. Las temperaturas son más frías cuando más al Norte y más altitud.
Al Norte las precipitaciones son mayores, bien superiores a los 1.000 mm anuales, y más moderadas en el Sur, y en invierno es importante la nieve.
La vegetación es la típica de las montañas, con pisos diferentes para la altitud, con pastos y bosques de pinos, robles y otros árboles en los pisos bajos, y prados, matorrales y endemismos de plantas rupícolas en los pisos más altos. Los Pirineos son los más ricos en encinas, robles, pinos y prados.
Los ríos tienen aquí su nacimiento, con acusados relieves, y quedan algunos glaciares en los Pirineos. En la alta montaña domina el régimen nival, con caudal máximo al final de la primavera. En la media montaña domina el régimen nivopluvial o pluvionival, con máximo en otoño.
Las rocas de silicio dan suelos Ranker, muy pobres, por pastos, y la tierra parda meridional. Las rocas calcáreas dan un suelo pardo calcáreo y rendzinas, un poco más fértiles, para pastos.


8. El paisaje de las islas Canarias.

Las islas Canarias presentan un paisaje con notables diferencias respecto de la Península, debido a su situación en el Atlántico, cerca de las costas de África, en una zona de clima tropical, y por el origen volcánico de su relieve, caracterizado por conos, calderas, malpaíses, rocas y diques volcánicos, así como barrancos.


Tiene un clima subtropical, estepario o desértico, con temperaturas algo más suaves en invierno y más calurosas en verano, y con pocas diferencias estacionales, pues la amplitud térmica no alcanza los 8ºC y ningún mes tiene menos de 18ºC de temperatura media. Las precipitaciones son muy escasas e irregulares, de 150 a 300 mm anuales (clima estepario) o inferiores a los 150 mm anuales (desértico, sobre todo en Lanzarote y Fuerteventura). En las zonas de mayor altitud la temperatura baja y las precipitaciones aumentan.
La vegetación es xerófila, con abundancia de endemismos y reliquias como el árbol drago. En las islas montañosas hay una escalera de pisos, el inferior con matorral, palmera, drago y sabina, los medios con laurisilva y el fayal-brezal, el superior con pino canario y más arriba los matorrales y las plantas rupícolas.
No hay ríos, pero sí torrentes y acuíferos, muy irregulares.
El suelo es volcánico, poco erosionado, con mucho malpaíses improductivos, pero cuando se han formado suelos sedimentarios puede ser muy fértil para los cereales, la viña, el plátano, el tomate y la patata.


UD FUENTES.
Internet.
Documentales.
Exposiciones.
Libros de ESO.
AA.VV. 1r Ciències SocialsCruïlla. 2007. pp. 50-53.
AA.VV. Geografia I Història 1r ESO. Santillana. 2002. pp. 63-95.
Albert Mas, A.; Benejam Arguimbau, P.; García Sebastián, M.; Gatell Arimont, C. Ciències Socials, Geografia i Història. Cives 1. Vicens Vives. 2011: pp. 72-91. Es la fuente principal de la estructura y los contenidos.
Burgos, M.; Muñoz-Delgado, M. C. 1r Ciències Socials. Geografia i Història. Anaya. 2007. pp. 88-127.
Libros.
Demangeon, Jean. Los medios naturales del GloboMasson. París. 1989. 251 pp.
Walter, H. Zonas de vegetación y clima. Omega. Barcelona. 1977. 245 pp.
Artículos. Orden cronológico.

CS 3 UD 01. El relieve: marco físico de las actividades humanas.

CS 3 UD 01. EL RELIEVE: MARCO FÍSICO DE LAS ACTIVIDADES HUMANAS.
Introducción: Las formas de relieve de nuestro planeta.
1. Las grandes unidades del relieve terrestre.
2. El relieve, los ríos y las costas de Europa.
3. Las unidades del relieve de España.
4. Costas y ríos de España.
5. El relieve de las islas Baleares: montañas y llanuras.
6. El relieve de las islas Baleares: las costas.
7. El clima y las aguas de las islas Baleares.



Introducción: Las formas de relieve de nuestro planeta.
En la Tierra las tierras se encuentran repartidas por continentes, que son grandes masas de tierra que emergen de los océanos.

1. Las grandes unidades del relieve terrestre.

Hay seis continentes: África, América, Asia, Europa, Oceanía y Antártida.
La superficie tiene formas de relieve como: llanuras, mesetas, cordilleras, valles y depresiones, que facilitan o dificultan las actividades humanas.
Los océanos ocupan siete décimas partes de la Tierra y modelan las tierras en formas como: acantilados, playas, golfos, penínsulas o jefes. Hay mares más pequeños, entre las tierras continentales.

En medio de los océanos y mares hay archipiélagos e islas.

2. El relieve, los ríos y las costas de Europa.
Europa es el segundo continente más pequeño del mundo, tras Oceanía; tiene una extensión de 10.359.358 km², lo que representa el 7% de las tierras emergidas. Su distancia máxima de norte a sur es de 4.300 km y de este a oeste de 5.600 km.
En la actualidad está compuesto por 49 países, incluyendo Rusia y Turquía, aunque la mayor parte de los territorios de estos dos países sea asiática.
Se sitúa en el hemisferio norte. Está unido a Asia, configurando una enorme península dentro de lo que se denomina Eurasia, y debe sus características de individualidad, además de a elementos físicos, a rasgos de orden histórico y humano.
Limita con océanos y mares por tres de los cuatro puntos cardinales: con el océano Ártico al norte, el océano Atlántico al oeste y el mar Mediterráneo al sur, lo que evidencia una importante influencia oceánica dada su amplia fachada formada por casi 38.000 km de costas y que, además, lo llega a caracterizar como uno de sus rasgos físicos más importantes, determinando el clima en la gran parte del continente.
Al este sus límites con el continente de Asia se sitúan al pie oriental de los montes Urales, el mar Caspio, el Cáucas, y el mar Negro, hasta llegar al mar de Mármara en su punto más estrecho con los estrechos de Dardanelos.
El continente se caracteriza también por poseer una gran extensión de terreno macizo pero a la que se contrapone una parte mucho más articulada, compuesta por islas y penínsulas. Las islas representan el 8% y las penínsulas el 27% de Europa. El contorno de estas islas y penínsulas es muy diverso y accidentado por la gran extensión de sus costas.


 
Mapa de los ríos de Europa.

3. Las unidades del relieve de España.
Las principales características del relieve español son:
- La forma maciza, escasamente recortada del contorno costero.
- La altitud media elevada (660 m), sólo superada en Europa por Suiza, debido a la elevada Meseta.

- La disposición periférica del relieve, con un cinturón de sierras periféricas.

Mapa del relieve de España.

Mapa de los suelos de España.

La Meseta es un inmenso zócalo del Paleozoico arrasado en el Mesozoico, con una altura media de 660 m, atravesado por el Sistema Central, que la divide en dos submesetas, septentrional y meridional. La Meseta forma un conjunto de terrenos llanos y elevados de rocas muy antiguas entre las que abunda el granito, gneises, cuarcitas y pizarras metamórficas.
El Sistema Central forma un importante conjunto montañoso con una anchura de hasta 50 km. Esta montañas atraviesan la Meseta de este a oeste y la dividen en dos partes: la submeseta norte, drenada por el Duero, y la submeseta sur, drenada por el Tajo y Guadiana. Está compuesto de rocas muy antiguas (granitos y otras rocas paleozoicas) y por su estructura no es una cordillera sino un complejo conjunto de varias rupturas ocasionadas por el plegamiento alpino, con alineaciones paralelas de horsts (bloques elevados) y fosas (blo­ques hundidos).
La Submeseta Norte tiene una altura media de 700-850 m. La ocupa la antiplanicie del Duero y forma una inmensa llanura en la que aparecen páramos en la parte alta. El río Duero y sus afluentes (Esla, Pisuerga, Tormes, Adaja) cruzan la Submeseta Norte formando y regando algunas vegas, como la Tierra de Campos.
La Submeseta Sur tiene una altura media de 600-750 m (inferior a la del Norte), por lo que representa una falla o escalón que ocupa el Sistema Central. Está formada por dos antiplanicies separadas por los Montes de Toledo y las sierras de Guadalupe y San Pedro (estas en Extremadura): la antiplanicie del Tajo y la del Guadiana. En la Submeseta Sur encontramos llanuras extensas como la de La Mancha y la penillanura extremeña.
Los Montes de León limitan la Meseta por el NO. Estos relieves forman un conjunto complejo y desordenado de montañas en las que abunda la pizarra. Los Montes de León no son muy elevados.
La Cordillera Cantábrica es el borde septentrional de la Meseta, desde Asturias hasta el País Vasco, formando una barrera montañosa que limita la Meseta por el Norte y la aísla del mar. En esta cordillera hay dos sectores bien diferenciados, oeste y este, separados por los Picos de Europa.
La Cordillera Ibérica (o Sistema Ibérico) rodea la Meseta por el noreste y este, en unos 380 km de longitud en la dirección NO-SE. En la cordillera dominan los relieves plegados, calcáreos y muy erosionados, entre los que asoman las rocas paleozoicas en el NO.  Es una cordillera muy alta y amplia por lo que aísla el litoral mediterráneo del interior y dificulta las comunicaciones.
La Sierra Morena es la continuación del zócalo de la Meseta en el sur, formando su límite meridional y se extiende desde la frontera portuguesa de Huelva hasta el suroeste de Albacete. Su borde sur lo constituye la Depresión del Guadalquivir. Está formada por materiales muy antiguos: granitos, pizarras, rocas metamórficas... en general muy semejantes a los del Sistema Central. Las montañas no son elevadas, con una media de 1.000 m, 
El Macizo Galaico está situado en el NO de la Península, y ocupa gran parte de Galicia. Es un abombamiento del ángulo noroccidental de la Meseta, con muchas fallas en dirección N-S. Está formado por un zócalo de rocas antiguas, semejante al de la Meseta, intensa­mente erosionadas por la glaciación cuaternaria.
Los Montes Vascos son un conjunto de montañas poco altas que enlazan la Cordillera Cantábrica con los Pirineos. Predominan las rocas secundarias, sobre todo calcáreas, muy erosionadas que ofrecen un paisaje típico de simas, dolinas y cavernas.  
La cordillera de los Pirineos se extiende de este a oeste por la frontera francesa a lo largo de 430 km entre los cabos de Creus y de Higuer, formando una alta muralla accesible por algunos pasos como por ejemplo los de Perthus, Canfranc o Roncesvalles.
Las Cordilleras Catalanas son dos alineaciones montañosas que se extienden paralelas a la costa, en dirección noreste-sudoeste y cierran la Depresión del Ebro al litoral mediterráneo.
Las Cordilleras Béticas forman un conjunto montañoso extremadamente complejo y de interpretación muy discutida. Son las cordilleras más jóvenes de la Península. Se distinguen dos unidades: la Cordillera Penibética al Sur (la más alta) y la Subbética al Norte, separadas por una depresión longitudinal llamada “surco intrabético”. Se extienden desde Gibraltar hasta el cabo de la Nao (la Subbética) y el cabo de Palos (la Penibética).

4. Costas y ríos de España.

5. El relieve de las islas Baleares: montañas y llanuras.

6. El relieve de las islas Baleares: las costas.

7. El clima y las aguas de las islas Baleares.


UD FUENTES.
Internet.
Documentales.
Exposiciones.
Libros.
Artículos. Orden cronológico.

CS 1 UD 07. Climas y paisajes de Europa y España.

CS 1 UD 07. CLIMAS Y PAISAJES DE EUROPA Y ESPAÑA.
Índice.
Climas y paisajes de Europa.
Climas y paisajes de España.
Los paisajes de España: la interrelación de clima, vegetación y ríos.
El paisaje de la España atlántica.
El paisaje de la España interior.
El paisaje de la España mediterránea.
El paisaje de la alta montaña.
El paisaje de las islas Canarias.

Climas y paisajes de Europa.
Los climas dominantes en Europa son los propios de la zona climática templada, por tanto tenemos climas continentales en el Centro y Este del continente, oceánicos en las regiones noroccidentales bañadas por el Océano Atlántico y mediterráneos en la cuenca del mar Mediterráneo. Cada uno tiene un paisaje característico.

external image 2008-09-25_195648.jpg

Climas y paisajes de España.
En España hay dos climas dominantes: oceánico en el norte (la franja cantábrica) y noroeste (Galicia); y mediterráneo en el resto, aunque con diferencias entre el mediterráneo costero, más suave, el mediterráneo interior, con inviernos más fríos, y el mediterráneo estepario del sureste, más desértico. El clima de alta montaña se encuentra solo en las cumbres de las cordilleras, especialmente en los Pirineos.
Las Islas Canarias son una excepción, pues por su localización geográfica en el Atlántico cerca de África en una latitud lindante con el Sahara, cuentan con un clima subtropical de carácter cálido moderado.


Mapa de los climas y sus paisajes de España.

Los paisajes de España: la interrelación de clima, vegetación y ríos.
España está situada en el sur de Europa. A pesar de que tiene unos rasgos naturales muy propios del mundo mediterráneo, tanto su posición como la disposición periférica de su relieve introducen influencias oceánicas y continentales que modifican el clima, la vegetación y las corrientes fluviales, entre otros elementos, que además se interrelacionan. Así pues, en estos tres aspectos se pueden definir seis medios: oceánico atlántico, mediterráneo interior continentalizado, mediterráneo litoral, mediterráneo estepario, alta montaña y canario.

El paisaje de la España atlántica.
La región atlántica es también conocida como la España Húmeda. Constituye una franja limitada al sur por las Montañas Gallegas, la cordillera Cantábrica y los Montes Vascos. El relieve es accidentado, con montañas, pendientes y escasas superficies planas.
El norte de España tiene un clima oceánico parecido al europeo, con precipitaciones abundantes y regulares de más de 800 mm anuales. Las temperaturas son moderadas, con baja amplitud térmica debido a la influencia del mar.
Bosques y prados de Galicia.

La vegetación es de bosques de robles y hayas, de landas de matorral, brezo, aulaga y retama, y de prados abundantes.

Río Sella (Asturias).
Los ríos, la mayoría de los cuales están en la vertiente cantábrica, son cortos porque nacen en montañas cercanas al mar, caudalosos y de gran capacidad erosiva. Los ríos de la vertiente gallega son más largos y también caudalosos.
Las rocas son sobre todo silíceas, con dos variedades: la tierra parda, rica en humus pero ácida, dedicada para cultivos y pastos, la Ránker, en las pendientes, escasa y muy erosionada, apta para bosques y prados.

El paisaje de la España interior.
La España interior (o continental) se extiende por las cuencas de los grandes ríos, como el Duero, el Tajo, el Ebro y el Guadiana y las montañas interiores del Sistema Central, el Sistema Ibérico y Sierra Morena. Su principal rasgo es la presencia del inmenso altiplano de la Meseta, con peculiaridades climáticas y bioclimáticas concretas. Comprende un territorio fuertemente transformado, en el que las actividades humanas se remontan a muchos miles de años.
Tiene un clima mediterráneo con rasgos continentales, como la gran amplitud térmica anual, las temperaturas frías del invierno y las elevadas del verano, dada la gran distancia al mar. Las precipitaciones son escasas o moderadas, con menos de 800 mm anuales, concentradas en la primavera y el otoño, y con una gran sequía en el verano. En el valle del Ebro son inferiores a los 300 mm lo que da un clima mediterráneo estepario.

La llanura manchega.

La vegetación está constituida, preferentemente, por un bosque perennifolio de coníferas, encinas, rebollos o robles, si bien la deforestación histórica ha reducido antiguos bosques a páramos de matorral.

Dos vistas del río Duero.
El río Tajo en Toledo.

Los ríos son largos, relativamente caudalosos por la aportación que reciben de las zonas montañosas, e irregulares, con pronunciado estiaje.
Paisaje calcáreo.

Las rocas silíceas dan una tierra parda meridional, pobre, dedicada a pastos y dehesas. Las rocas calcáreas hacen suelos rojizos, más fértil para los cultivos, y una terra rossa pobre, para bosques y dehesas. Las rocas arcillosas producen un vertisuelo muy fértil para los cultivos. En las áreas esteparias del valle del Ebro el suelo es gris subdesértico, muy pobre, sólo adecuado para pastos.

El paisaje de la España mediterránea litoral.
Es una extensa región geográfica que tiene como principal componente la presencia del mar Mediterráneo. Se extiende por el valle del Guadalquivir, la costa mediterránea, Baleares (montañas y llanuras), Ceuta (abrupta) y Melilla (también abrupta). 
Dentro de su espacio, entre Almería y Murcia, se encuentra el medio estepario o subdesértico, que se caracteriza por condiciones climáticas más extremas en temperatura y sequedad.

Mallorca en la primavera. 

Es el clima mediterráneo puro, muy influido por la proximidad de la costa, sobre todo meridional, con temperaturas suaves pero muy contrastadas que se combinan con una sequía veraniega que se extiende en primavera y en otoño a medida que avanzamos hacia el sur, espacio definido casi por características subdesérticas.

            Vegetación mediterránea entre esteparia y garriga.

La vegetación predominante es la encina, el alcornoque y los matorrales de los tipos maquia (matorral alto y denso con jara y lentisco) y monte (matorral bajo y poco denso con tomillo y romero), y en el sureste hay la vegetación esteparia de hierbas, matorrales y arbustos espinosos, bajos y discontinuos como palmito y espartal.
Los ríos, con la excepción del Ebro, que drena un amplio espacio de la zona norte y de las tierras del interior, son, en general, cortos, de escaso caudal y definidos por marcadas épocas de estiaje que, a veces, coinciden con periodos anuales. Son las ramblas mediterráneas. En las islas Baleares, Ceuta y Melilla no hay ríos, sino torrentes y acuíferos.
Como en el paisaje mediterráneo, las rocas silíceas dan una tierra parda meridional, pobre, dedicada a pastos y dehesas. Las rocas calcáreas hacen suelos rojizos, más fértiles para los cultivos, y una terra rossa pobre, para bosques y dehesas. Las rocas arcillosas producen un vertisuelo oscuro muy fértil para los cultivos. En las áreas esteparias del sureste el suelo es gris subdesértico, muy pobre, sólo adecuado para pastos.

El paisaje de la alta montaña.
Se localiza en los picos más altos, sobre todo del Pirineo, Sistema Central, Sistema Ibérico y Cordillera Penibética.




Las montañas tienen unas condiciones especiales, debido a la altitud. Aunque presentan unas características generales, su paisaje varía según la situación sea en el ámbito atlántico, mediterráneo o del interior. Cuando más al norte menos altitud se necesita para tener un clima de alta montaña, que de media se registra en los 1.000 metros, pero en los Pirineos hay suficiente con 800 y en la Penibética necesita unos 1.500.
El clima es relativamente frío en invierno y suave en verano, y húmedo todo el año, pero con muchas diferencias según la zona. Las temperaturas son más frías cuando más al Norte y más altitud.
Al Norte las precipitaciones son mayores, bien superiores a los 1.000 mm anuales, y más moderadas en el Sur, y en invierno es importante la nieve.
La vegetación es la típica de las montañas, con pisos diferentes para la altitud, con pastos y bosques de pinos, robles y otros árboles en los pisos bajos, y prados, matorrales y endemismos de plantas rupícolas en los pisos más altos. Los Pirineos son los más ricos en encinas, robles, pinos y prados.
Los ríos tienen aquí su nacimiento, con acusados relieves, y quedan algunos glaciares en los Pirineos. En la alta montaña domina el régimen nival, con caudal máximo al final de la primavera. En la media montaña domina el régimen nivopluvial o pluvionival, con máximo en otoño.
Las rocas de silicio dan suelos Ranker, muy pobres, por pastos, y la tierra parda meridional. Las rocas calcáreas dan un suelo pardo calcáreo y rendzinas, un poco más fértiles, para pastos.

El paisaje de las islas Canarias.
Las islas Canarias presentan un paisaje con notables diferencias respecto de la Península, debido a su situación en el Atlántico, cerca de las costas de África, en una zona de clima tropical, y por el origen volcánico de su relieve, caracterizado por conos, calderas, malpaíses, rocas y diques volcánicos, así como barrancos.



Tiene un clima subtropical, estepario o desértico, con temperaturas algo más suaves en invierno y más calurosas en verano, y con pocas diferencias estacionales, pues la amplitud térmica no alcanza los 8ºC y ningún mes tiene menos de 18ºC de temperatura media. Las precipitaciones son muy escasas e irregulares, de 150 a 300 mm anuales (clima estepario) o inferiores a los 150 mm anuales (desértico, sobre todo en Lanzarote y Fuerteventura). En las zonas de mayor altitud la temperatura baja y las precipitaciones aumentan.
La vegetación es xerófila, con abundancia de endemismos y reliquias como el árbol drago. En las islas montañosas hay una escalera de pisos, el inferior con matorral, palmera, drago y sabina, los medios con laurisilva y el fayal-brezal, el superior con pino canario y más arriba los matorrales y las plantas rupícolas.
No hay ríos, pero sí torrentes y acuíferos, muy irregulares.
El suelo es volcánico, poco erosionado, con mucho malpaíses improductivos, pero cuando se han formado suelos sedimentarios puede ser muy fértil para los cereales, la viña, el plátano, el tomate y la patata.

UD FUENTES.
Internet.
Documentales.
Exposiciones.
Libros.
Artículos. Orden cronológico.