Blogs de Antonio Boix

Mis blogs son Altamira (Historia del Arte, Cine, Televisión, Fotografía y Cómic), Heródoto (Ciencias Sociales y Pensamiento) y Mirador (Joan Miró, Arte y Cultura Contemporáneos).

viernes, 31 de octubre de 2014

El empleo y el paro en España. La reforma laboral. La Seguridad Social.

EL EMPLEO Y EL PARO EN ESPAÑA.

INTRODUCCIÓN.
La situación del empleo en España es penosa en la actualidad, debido al extraordinario crecimiento  del paro desde el inicio de la crisis en 2007-2008, aunque desde 2015 ha entrado en una suave curva descendente. 
El paro superó en el verano del 2012 el 25% de la población activa, con 5,6 millones de parados, y ha crecido en el segundo semestre de 2012 y durante el año 2013, hasta alcanzar en el primer trimestre los 6,2 millones de parados y el 27% de la población activa.
Los resultados de la última reforma laboral, realizada en 2012, son juzgados como negativos para el empleo por la mayoría de los expertos. La oposición y los sindicados han lamentado su fracaso y exigido un acuerdo nacional para fomentar el empleo. Por contra, los tres ministros del Gobierno de Rajoy que asumen competencias relacionadas con economía y trabajo, Guindos, Montoro y Báñez, se han defendido alegando que si no se hubiera hecho su reforma el desempleo hubiera crecido incluso más.



Mapa regional del paro en enero de 2013. 


Gráfico de la evolución del paro en España entre 1998 y primer trimestre de 2013.

Gráfico de la evolución del paro en España entre 1988 y el primer trimestre de 2013. Mapa del paro por comunidades autónomas y desglose por sectores en primer trimestre de 2013. Fuente: Gómez, Manuel V. Más de seis millones de parados. “El País” (26-IV-2013) 22-23. Los gráficos y mapas fueron elaborados por Mariano Zafra. Recomiendo su uso para los comentarios en las pruebas de selectividad de Geografía.

foton
Fuente: Laborda, Ángel. La caída del empleo se modera. “El País”  Negocios 1.436 (12-IV-2013) 30.

José Ignacio Conde-Ruiz y Florentino Felgueroso, en Continúa la sangría del empleo, “El País” (28-I-2012), analizan y resumen la evolución del desempleo en España hasta principios de 2012, cuando el Gobierno del PP inició su andadura:
‹‹El balance laboral de esta crisis económica no puede ser más devastador. Desde que se observaron las primeras señales de empeoramiento, en el tercer trimestre de 2007, ya se han perdido unos 2,7 millones de empleos. De cumplirse las previsiones del Banco de España, la sangría aún se puede prolongar hasta la segunda parte de 2013, con una destrucción adicional de unos 600.000 empleos. Para entonces, el número de puestos de trabajo se habría reducido en cerca de un 16,5%, a lo largo de 24 trimestres.
Pronto, casi una de cada cuatro personas activas podría estar en situación de desempleo. Son estas unas cifras que también padecimos en crisis anteriores. Durante la crisis de los setenta, se necesitaron 13 años para recuperarnos de la caída del empleo que padecimos. La destrucción fue menor (el 13,5%), aunque más prolongada (35 trimestres). En la crisis de 1991, la recuperación del empleo tardó unos cinco años y medio, aunque su destrucción y su duración fueron menores (el 8% del empleo y 15 trimestres, respectivamente).
El estancamiento de la tasa de contratación está afectando especialmente a los jóvenes. El empleo de los menores de 30 años se ha reducido ya en más de 2,1 millones desde el inicio de la crisis. Pero, por si fuera poco, los más cualificados están haciendo las maletas cuando más les necesitamos. Lo hacen no solo por falta de oportunidades de empleo, sino porque se han precarizado aún más. A cambio, tenemos más de dos millones de jóvenes menores de 30 años que han abandonado la escuela en edad temprana, con la complicidad del sistema educativo, el 52,2% está hoy sin empleo.
La preocupación por la duración de la crisis viene del paro de larga duración. Ya se ha superado la barrera del 50% de parados que busca empleo desde un año o más (51% en esta EPA). El margen de maniobra para hacer frente al paro cíclico con políticas fiscales se ha ido reduciendo al mínimo. El riesgo de que se convierta en estructural por el abandono y la depreciación de nuestros parados crece aún más con el lento paso de esta crisis. Con estos mimbres, solo un 10,8% de los parados con un nivel de estudios bajo se está reciclando, una cifra incluso inferior a la registrada antes del inicio de la crisis.
Por un lado, va a ser necesario contar con recursos suficientes para dar apoyo a nuestros parados (principalmente en políticas activas), pero al mismo tiempo debemos acelerar y profundizar en nuestra agenda de reformas. Facilitar una regeneración rápida del empleo siendo más competitivos con la ayuda, que no el lastre, de la negociación colectiva. Mejorar las condiciones laborales con una regulación contractual que incentive la estabilidad en lugar de la rotación. Adaptar las políticas de empleo activas y pasivas, para incentivar la adquisición de formación de los parados más necesitados, en lugar de fomentar su abandono. Estos son los grandes retos laborales que tenemos por delante, y que no podemos ir retrasando sine die.››


Los representantes de CCOO, UGT y CEOE, en 2013, respectivamente de izquierda a derecha, Ignacio Fernández Toxo, Cándido Méndez y Joan Rosell.

Las negociaciones entre los sindicatos UGT y CCOO y la patronal CEOE emprendidas a finales de 2011 acabaron a principios de 2012 con una falta de acuerdo global sobre la reforma laboral, que ha quedó en manos del Gobierno del PP.
El Gobierno emprendió en 2012 una serie de reformas laborales, sobre todo la del 9 de febrero. Iban en el sentido de liberalizar el mercado de trabajo, abaratar el despido y reducir los salarios de los trabajadores, con el objetivo último de devaluar la economía española, esto es, bajar los costos salariales y la capacidad adquisitiva de los trabajadores, para desincentivar la importación de bienes y aumentar la exportación, mejorando la competitividad exterior de las empresas.
Pero el aumento del paro continuó después de estas reformas, porque el descenso del poder adquisitivo redujo el consumo y con él la producción, espoleando aun más el desempleo y el déficit público, como ya habían avisado los economistas neokeynesianos.

En 2013-2016, mientras la situación laboral en España empeoraba, con 6,2 millones de parados, y también con la recuperación a partir de 2015, con una precariedad ascendente, el Gobierno del PP se ha resistido a iniciar negociaciones para un gran acuerdo nacional con la oposición, la patronal y los sindicatos, y lo ha justificado con el argumento de que su reforma estaba cumpliendo sus objetivos y España iba en la buena dirección. A lo máximo que se prestaba el Gobierno era a conversar para dialogar sobre algunos aspectos de legislación, y conseguir acuerdos parciales en temas como absentismo, festivos, mutuas laborales o los ERE. Pero estos logros han sido escasos ante el clamor de la mayoría de los agentes sociales, incluyendo a la misma patronal que antes le apoyaba, cada vez más convencidos de que urgen medidas radicales para aliviar el desempleo, en especial el juvenil.
En 2017, con la reactivación económica tomando cuerpo y con un descenso significativo del desempleo, aunque en niveles muy elevados respecto a Europa, el Gobierno en minoría del PP ha comenzado a negociar con los sindicatos y los otros partidos medidas más sociales, aunque se resiste a desmontar las medidas más conflictivas de su reforma de 2012.

FUENTES.
Dosier: Las propuestas de reforma laboral y fomento del empleo en España.
[http://iessonferrerdgh1e07.blogspot.com.es/2016/06/dosier-las-propuestas-de-reforma.html]
Dosier: La reforma laboral del Gobierno del PP en 2012.
[http://iessonferrerdgh1e07.blogspot.com.es/2016/06/la-reforma-laboral-del-gobierno-del-pp.html]
Dosier: La Seguridad Social, la jubilación y las pensiones. Propuestas de reforma.

General.
Pérez de Pablos, Susana. Mimar al empleado pese a la crisis. “El País” (4-I-2012) 30-31. La importancia de cuidar y valorar a los trabajadores para la prosperidad de la empresa.
Abellán, Lucía. El freno al salario mínimo agrava las cuentas de la Seguridad Social. “El País” (9-I-2012) 19.
Granado, Octavio. Salarios y pensiones no pueden separarse. “El País” (9-I-2012) 19. Granado fue secretario de Estado de la Seguridad Social de 2004 a 2011. Explica que el freno al salario mínimo y a los salarios por convenio disminuye las cotizaciones sociales que sostienen la Seguridad Social y aumenta sus gastos porque promueve la jubilación anticipada al crecer las personas que ganan más como pensionistas que como trabajadores activos.
Conde-Ruiz, José Ignacio; Felgueroso, Florentino. Continúa la sangría del empleo. “El País” (28-I-2012) 18-19.
Gómez, Manuel V. La destrucción de empleo se desboca. “El País” (28-I-2012) 17. 2011 acaba con un nuevo récord de 5,3 millones de parados (600.000 más en 2011) y una tasa de desempleo del 22,8%.
Editorial. Cataclismo laboral. “El País” (28-I-2012) 24. El hundimiento del empleo en 2011 seguirá este año sin un plan de estímulo de la demanda.
Gómez, M. V. La caída del empleo se intensifica en enero por la vuelta de la recesión. “El País” (3-II-2012) 20.
Bolaños, Alejandro. Las rentas empresariales superan por primera vez a las salariales en España. “El País” (17-II-2012) 24.
Editorial. Un drástico ajuste de rentas. “El País” Negocios 1.372 (19-II-2012) 3.
Gómez, M. V. A falta de devaluación, bajada de salarios. “El País” Negocios 1.372 (19-II-2012) 6-7.
Linde, Pablo. Irse a Laponia sí, por un empleo digno. “El País” (25-II-2012) 28-29. La movilidad geográfica-laboral avanza en España.
Editorial. Huelga a los 100 días. “El País” (10-III-2012) 28. Se convoca una huelga general el 29 de marzo.
Herce, José A. La divisoria de aguas del mercado de trabajo. “El País” (15-III-2012) 29.
Gómez, M. V. Entrevista. Cándido Méndez e Ignacio Fernández Toxo / Líderes de UGT y CC OO. “El País” (28-III-2012) 14-15.
Romero, José Manuel. La protesta crece, el Gobierno resiste. “El País” (30-III-2012) 10-11.
Editorial. El día después. “El País” (30-III-2012) 30.
Bolaños, Alejandro. La crisis devora tres millones de empleos. “El País” (28-IV-2012) 26.
Gómez, M. V. El paro supera su máximo histórico. “El País” (28-VII-2012) 18-19. Con gráficos de los datos de paro y población activa (1976-2012), parados de larga duración (2008-2012), paro juvenil (2005-2012).
Bolaños, Alejandro. La subida salarial apenas llega al 0,5% en los nuevos convenios de empresa. “El País” (11-VIII-2012) 17.
Jiménez, Miguel. La caída del empleo castiga las cuentas. “El País” (5-IX-2012) 20-21.
Gómez, M. V. Uno de cada cuatro trabajadores, en paro. “El País” (27-X-2012) 24-25. El desempleo supera el 25%, con 5.778.000 parados.
Morán, Carmen. Buscar empleo con más de 50. “El País” (27-X-2012) 34-35.
Sánchez-Silva. Carmen. Economía de guerra. “El País” Negocios 1.408 (28-X-2012) 4-6. El desempleo crece y desestructura la sociedad y la economía.
Laborda, Ángel. Datos esperados, pero preocupantes. “El País” Negocios 1.408 (28-X-2012) 7.
Garea, Fernando. El malestar lleva a otra huelga general. “El País” (14-XI-2012) 7.
Romero, José Manuel. Indignación general contra el Gobierno. “El País” (15-XI-2012) 12-13. Otros artículos en 14-21 sobre la segunda huelga general contra Rajoy y las grandes manifestaciones contra la política gubernamental, aunque el paro fue de seguimiento moderado y desigual.
Gallego-Díaz. Soledad. Las manifestaciones canalizan, mucho más que las huelgas, el descontento. “El País” (15-XI-2012) 13.
Ontiveros, Emilio. Europa debe escuchar. “El País” (15-XI-2012) 15. Hay que cambiar la política económica restrictiva porque rompe el pacto social.
Vallespín, Fernando. Huelga general y democracia. “El País” (15-XI-2012) 19.
Gómez, M. V. España pierde 2.000 empleos al día. “El País” (4-I-2013) 26-27.
Abellán, Lucía. España supera ya los 6,1 millones de parados, según la Unión Europea. “El País” (9-I-2013) 22.
Elola, Joseba. Trabajadores de usar y tirar. “El País” Domingo (13-I-2013) 6-7. Los trabajadores víctimas del trabajo precario.
Gómez, M. V. Las jornadas de huelga se disparan en 2012 tras la reforma laboral. “El País” (14-I-2013) 21.
Nogueira, Charo. Con canas y sin esperanza. “El País” (20-I-2013) 34-35. El drama de los desempleados mayores de 50 años.
Gómez, M. V.; Cué, Carlos E. El paro ahonda las heridas sociales. “El País” (25-I-2013) 22-23. Seis millones de parados a finales de 2012.
González, J. S. Cuatro comunidades acumulan el 40% del paro. “El País” (25-I-2013) 25. La mitad sur acumula el mayor paro.
Gómez, M. V. Más de seis millones de parados. “El País” (26-IV-2013) 22-23.
Bolaños, A. Trabajo escaso y de mala calidad. “El País” (26-IV-2013) 23.
Bolaños, Alejandro. La salida de la crisis se retrasa dos años. “El País” (27-IV-2013) 24-25. El Gobierno cambia sus previsiones económicas.
Sánchez-Silva, Carmen. El paro que más quema. “El País” Negocios 1.434 (28-IV-2013) 4-6. El pavoroso problema del desempleo juvenil, superior al 44% entre los menores de 30 años.
Chislett, William. El enigma de la magnitud del paro juvenil. “El País” (29-IV-2013) 29. El periodista e investigador alerta de que Eurostat apunta como parados a los jóvenes que estudian, 2,4 millones, lo que aumenta irrealmente la estadística el desempleo, que en vez del 53% a finales de 2012 rondaría el 22%, mientras que el desempleo, estimado en 6,2 millones, se elevaría a unos 4 millones, en un todavía altísimo 19%, pero lejos del publicitado 27%. El polémico artículo de Chislett fue rebatido cumplidamente en Delclós, Tomàs. Las cifras del paro. “El País” (12-V-2013) 39-40. La principal crítica que se le hace es que se engaña al incluir los estudiantes inactivos, 2,4 millones, entre los trabajadores desempleados, porque la encuesta oficial no los incluye, como tampoco lo hace con los jubilados o con los que no buscan empleo. Si hiciera lo primero, la cantidad total de parados ascendería a 8,6 millones.
Laborda, Ángel. La caída del empleo se modera. “El País” Negocios 1.436 (12-IV-2013) 30.
Elola, Joseba. Las facturas del paro total. “El País” Domingo (12-V-2013) 6-7. Las vicisitudes de un matrimonio de desempleados.
Mars, Amanda. Trabajador zombi: asalariado que no cobra. “El País” (28-V-2013) 34-35.
Gómez, M. V. El mercado laboral da un respiro. “El País” (5-VI-2013) 22.
Sánchez-Silva, Carmen. Las empresas redoblan la presión. “El País” Negocios1.443 (30-VI-2013) 4-6. Dos millones de trabajadores se quedan sin convenio y desprotegidos, debido a la reforma laboral.
Gómez, M. V. El paro cae, el empleo no despega. “El País” (3-VII-2013) 24-25. El paro cae por la temporada veraniega.
Gómez, M. V. El INE revela que toda la creación de empleo se debe al ‘efecto verano’. “El País” (29-VII-2013) 31.
Bolaños, A. Los convenios ya congelan salarios a uno de cada cuatro trabajadores. “El País” (9-VIII-2013) 20-21.
Gómez, M. V. Más grave aún que el paro juvenil. “El País” (20-VIII-2013) 16. El desempleo de larga duración, de más de dos años, afecta a 2,1 millones de españoles en junio de 2013, y otros 1,3 millones están entre uno y dos años. Cuanto más tiempo están en el paro, más difícil es que encuentren empleo, pues el trabajador desocupado pierde competencias (y sufre más patologías de todo tipo) y las empresas lo reconocen menos en el mercado laboral.
Gómez, M. V. El doble castigo de los parados de mayor edad. “El País” (10-IX-2013) 30-31. Hay cuatro veces más desempleados de más de 50 años que antes de la crisis, reciben menos ofertas de empleo y sufren los recortes de los subsidios.
Blanchar, Clara. Cuando el trabajador deja de cobrar. “El País” (23-IX-2013) 30-31. Muchas empresas dejan de pagar a sus empleados por falta de liquidez.
Bolaños, Alejandro. La destrucción de empleo se frena gracias contratos más precarios. “El País” (3-X-2013) 21. Un septiembre menos malo que en años anteriores.
Cué, Carlos E. La vicepresidenta acusa de fraude a 520.000 parados con datos inflados. “El País” (12-X-2013) 29. Santamaría confunde 15.000 con 520.000 e insiste en sus declaraciones.
Fabra, María. El Constitucional limita la protección laboral de las gestantes. “El País” (23-X-2013) 34. Las embarazadas podrán ser despedidas si no se prueba que la causa fue la gestación.
Gómez, M. V. La temporalidad alivia el desempleo. “El País” (25-X-2013) 22-23.
Mars, Amanda. La tasa de paro baja en Cataluña y sube en la Comunidad de Madrid. “El País” (25-X-2013) 23.
Gómez, M. V. La negociación colectiva encalla. “El País” (4-XI-2013) 25. Solo 1.200 convenios hasta septiembre.
Lahera, Jesús. Equilibrio en los convenios. “El País” (4-XI-2013) 25.
Gómez, M. V. El contrato sin indemnización el primer año se amplía al empleo parcial. “El País” (8-XI-2013) 24.
Bolaños, A. El paro baja en noviembre por primera vez desde 1989. “El País” (4-XII-2013) 24-25.
Delgado, C. El Gobierno congela el salario mínimo en 645,30 euros al mes. “El País” (27-XII-2013) 31.
Mars, A. Oferta de trabajo: vetados mayores de 35. “El País” (28-XII-2013) 32-33. La discriminación por edad alcanza ya a los mayores de 35 años, rechazados en muchas ofertas de trabajo que sobrevaloran la juventud.
García Vega, Miguel Ángel. ¿Destruye empleo el salario mínimo? “El País” Negocios 1.469 (29-XII-2013) 24. Hay un debate teórico sobre los efectos económicos sobre el empleo y el consumo del salario mínimo, pues unos lo critican porque subiría el costo laboral unitario (lo que reduciría la competitividad y a la postre el empleo) y otros aducen que mejoraría el consumo (y con ello el empleo).
Muñoz, Ramón. 2014: salarios a la baja, precios al alza. “El País” (31-XII-2013) 20. El poder adquisitivo se reduce, por la moderación de los sueldos y las subidas de los impuestos o la luz.
Gómez, M. V. Cuatro modelos, decenas de contratos. “El País” (2-I-2014) 22. Desde el 1 de enero se reducen a cuatro los modelos administrativos para la ventanilla, pero sigue habiendo una cuarentena de contratos.
Redacción. El paro registrado bajó en diciembre en más de 100.000 personas. “El País” (3-I-2014) 21. El año acaba con menor desempleo que al inicio por primera vez en la crisis.
Gómez, M. V. El mercado laboral cambia de signo. “El País” (4-I-2014) 18-19.
Gómez, M. V. El ajuste acaba en el sector público pero sigue en industria y ladrillo. “El País” (4-I-2014) 19.
Sánchez-Silva, C. El trabajo que viene. “El País” Negocios 1.470 (5-I-2014) 4-5. Los empleos más abundantes estarán en distribución, consumo, logística, tecnología y automoción. Predominará el trabajo temporal y a tiempo parcial.
Gómez, M. V.; Vidales, R. La afiliación de asistentas se frena en 2013 tras 120.000 altas en 2012. “El País” (8-I-2014) 36. Hay 423.800 empleadas registradas y el colectivo critica que su trabajo se ha precarizado.
Gómez, M. V. La devaluación salarial avanza. “El País” (11-I-2014) 20. Los sueldos pactados en convenio aumentaron un 0,57% en 2013.
Gómez, M. V.; Blanchar, C. La mejora laboral llegará en precario. “El País” (12-I-2014) 28-29. Los economistas predicen que mejorará el empleo incluso con un pequeño aumento del PIB, pero que será precario, temporal, a media jornada y bajos salarios.
Gómez, M. V. Seis años de destrucción de empleo. “El País” (24-I-2014) 18-19.
Gómez, M. V. Casi 700.000 hogares carecen de cualquier tipo de ingreso. “El País” (24-I-2014) 19. Unos 3,5 millones de parados llevan más de un año sin trabajar.
Díez, José Carlos. Depresión y mercado laboral. “El País” (24-I-2014) 18-19.
Estefanía, Joaquín. Trabajador pobre. “El País” Domingo (26-I-2014) 4.
Gallego-Díaz, Soledad. Dejando aparte el 26% de inflación, todo va bien. “El País” Domingo (26-I-2014) 13. Una puya irónica al Gobierno por no cambiar de política y enfrentar el paro del 26%.
Ramoneda, Josep. Bastardos. “El País” Domingo (26-I-2014) 5. Exige otra política ante el desempleo, la desigualdad y la pobreza.
Benito, Rodolfo. Más desempleo y mayor precariedad laboral. “El País” (13-II-2014) 27. Crítica a la reforma laboral y a la devaluación salarial, que han ahondado la caída de la demanda interna y el desempleo.
Luengo, Fernando. La falacia del vínculo salarios-productividad. “El País” (14-II-2014) 29. Los salarios han subido en España durante decenios por debajo de la productividad.
Gómez, M. V.; Romero, A. Crece la devaluación salarial encubierta. “El País” (27-II-2014) 23. El Banco de España calcula que los salarios caen más de lo que reflejan las estadísticas oficiales.
Gómez, M. V. El empleo crece 68 meses después. “El País” (5-III-2014) 20-21.
Gómez, M. V.; Sánchez-Silva, Carmen. A poco crecimiento, mal empleo. “El País” Negocios 1.479 (9-III-2014) 4-7. Empleos inseguros y mal pagados.
Alcaide, Carmen. Estadísticas y estimaciones sobre los salarios. “El País” Negocios 1.479 (9-III-2014) 17. Los costes laborales y los salarios se han reducido desde 2009, especialmente en 2012.
Gómez, M. V. La mejora laboral se consolida. “El País” (3-IV-2014) 22. La afiliación a la Seguridad Social crece en 115.013 trabajadores en un año y llega a 16,2 millones.
Bolaños, A. El empleo de calidad sigue en recesión. “El País” (7-IV-2014) 24.
Fariza, Ignacio. España copa las cinco regiones con más paro de Europa por primera vez. “El País” (16-IV-2014) 21. Andalucía, Ceuta, Melilla, Extremadura y Canarias encabezan el paro en Europa. El desempleo juvenil es el más alto de la UE.
Gómez, M. V. Un cambio estadístico aflora 377.000 empleos y baja la tasa de paro al 25,73%. “El País” (25-IV-2014) 21.
Díez, José Carlos. Descifrando el empleo. “El País” (25-IV-2014) 22. Justifica el cambio en la Encuesta de Población Activa (EPA).
Gómez, M. V. El empleo llega muy tarde a la recuperación. “El País” (30-IV-2014) 20-21. Sigue creciendo el desempleo en el primer trimestre, hasta el 25,9%.
Estefanía, Joaquín. Fracaso del empleo. “El País” Domingo (4-V-2014) 12.
Bolaños, A. El paro de larga duración se enquista. “El País” (24-V-2014) 23. Uno de cada cinco desempleados lleva más de tres años sin trabajo.
Gómez, M. V. El mejor mes para el empleo desde 2005. “El País” (4-VI-2014) 29. La afiliación a la Seguridad Social crece en mayo en 198.000 cotizantes.
Fernández, M.; Gómez, M. V. Las causas contra huelguistas suman peticiones de cárcel por 120 años. “El País” (30-VI-2014) 16-17.
Gómez, M. V. El turismo y las sustituciones estivales empujan el empleo en junio. “El País” (3-VII-2014) 27.
Gómez, M. V. Bonificaciones contra el paro juvenil. “El País” (5-VII-2014) 23. Ayudas de 1.800 euros para contratar seis meses a jóvenes menores de 25 años.
Gómez, M. V. Los contratos a jóvenes permitirán ahorrar cuotas del resto de la plantilla. “El País” (6-VII-2014) 33.
Sánchez-Silva, C. El mercado del empleo se reactiva. “El País” Negocios 1.496 (6-VII-2014) 4-6.
Del Valle, Agustín. Buenas noticias, grave problema. “El País” Negocios 1.496 (6-VII-2014) 4-5.
Fabra, María; Gómez, M. V. El Tribunal Constitucional avala el despido gratis en el primer año de contrato. “El País” (16-VII-2014) 22-23.
Gómez, M. V. Los expedientes de regulación y las bajadas de sueldo, pendientes. “El País” (16-VII-2014) 23.
Gómez, M. V.; Sevillano, E. G. La sanidad pública pierde poder en el control de las bajas laborales. “El País” (19-VII-2014) 28. Las mutuas ganan poder para controlar la baja desde el primer día y no habrá que renovar la baja cada semana.
Gómez, M. V. La recuperación ya llega al empleo. “El País” (25-VII-2014) 22-23. Se han creado 400.000 empleos en un año (desde el verano de 2013). La tasa de desempleo baja al 24,5%.
Díez, José Carlos. Buen dato de trabajo. “El País” (25-VII-2014) 22. Desde la llega de Rajoy al Gobierno se han perdido 833.000 empleos.
Gómez, M. V. Unos 2,6 millones de parados de larga duración carecen de prestación. “El País” (4-VIII-2014) 17.
Gómez, M. V. El empleo temporal consolida la mejora. “El País” (24-X-2014) 26-27.
Díez, J. C. El empleo se desacelera. “El País” (24-X-2014) 27.
Gómez, M. V. La economía española ya crea más de 1.000 empleos al día en un año. “El País” (3-XII-2014) 25.
Gómez, M. V. Los parados sin ayuda se acercan al 50%. “El País” (3-XII-2014) 25.
Gómez, M. V.; Cué, C. E. Rajoy firma hoy su primer gran pacto social tras tres años de Gobierno. “El País” (15-XII-2014) 20. Incluye la ayuda a los parados de larga duración, 426 euros al mes durante seis meses.
Gómez, M. V. El Supremo mantiene los derechos del convenio aunque esté caducado. “El País” (20-XII-2014) 23. Las condiciones colectivas de los convenios quedaron integradas en los contratos individuales. Solo afecta a los contratados antes de la reforma de 2012, que mantienen la cláusula de ultraactividad.
Sánchez-Silva, C. Los salarios salen del congelador. “El País” (28-XII-2014) 28. Los sueldos subirán cerca del 1% por primera vez desde el inicio de la crisis.
Bolaños, A. El empleo vuelve a crecer en 2014. “El País” (6-I-2015) 20-21. Hay 417.574 ocupados más.
Gómez, M. V. La creación de empleo beneficia sobre todo a los mayores de 50 años. “El País” (23-I-2015) 30-31.
Aunión, J. A.; Junquera, N. Cara y cruz de la recuperación. “El País” (23-I-2015) 32-33. Cuatro historias de desempleados o víctimas de la crisis que han perdido nivel de vida.
Gómez, M. V.; Gozzer, S. El final de la temporada navideña castiga el empleo en enero. “El País” (4-II-2015) 22. Se pierden 200.000 empleos.
Editorial. Toque de atención. “El País” (4-II-2015) 26.
Redacción. La ayuda de 400 euros a parados se prorroga otros seis meses. “El País” (22-II-2015) 28.
Bolaños, A. La creación de empleo se acelera en febrero con 97.000 afiliados más. “El País” (4-III-2015) 23.
Romero, Á. La protección de los parados, a su nivel más bajo desde 2003. “El País” (4-III-2015) 23.
Bolaños, A. La Semana Santa eleva la creación de empleo a un ritmo récord. “El País” (7-IV-2015) 20. En marzo se crearon 160.579 empleos.
Gómez, M. V. La mejora del mercado laboral se frena. “El País” (24-IV-2015) 26-27.
Díez, J. C. Una extraña recuperación. “El País” (24-IV-2015) 26.
Oliver Alonso, Josep. La larga marcha del empleo. “El País” (24-IV-2015) 27.
Sánchez-Silva, C. Treinta años de paro. “El País” Negocios 1.538 Extra Empleo (26-IV-2015) 2-3. La evolución del desempleo entre 1985 y 2015.
Sánchez-Silva, C. Revolución en la oficina. “El País” Negocios 1.538 Extra Empleo (26-IV-2015) 4. Los empleos del futuro se basan en la Red.
Blázquez, Susana. Rompiendo moldes. “El País” Negocios 1.538 Extra Empleo (26-IV-2015) 6. La incorporación de la mujer al mundo laboral.
García Vega, M. Á. La emigración de los chicos del Mac. “El País” Negocios 1.538 Extra Empleo (26-IV-2015) 8.
González Ortiz, Juan José. Autónomos por obligación. “El País” Negocios 1.538 Extra Empleo (26-IV-2015) 9. El autoempleo es el 20% del empleo total.
Gómez, M. V. Crece la brecha salarial entre los trabajadores precarios y los fijos. “El País” (25-VI-2015) 39.
Editorial. Crece la desigualdad. “El País” Negocios 1.539 (3-V-2015) 3.
Fernández, David. La desigualdad salarial aumenta. “El País” Negocios 1.539 (3-V-2015) 4-6.
Gómez, M. V. Uno de cada cuatro desempleados lleva tres años o más sin trabajo. “El País” (8-V-2015) 23.
Elvira, Marta. Lo que el paro esconde. “El País” Negocios 1.541 (17-V-2015) 18.
Fernández, María Jesús. Un programa difícil de cumplir. “El País” Negocios 1.541 (17-V-2015) 21.
Delgado, C. España, un país de becarios mal pagados. “El País” (29-V-2015) 40.
Gómez, M. V. La creación de empleo se acelera en mayo con 213.015 afiliados más. “El País” (3-VI-2015) 39.
Gómez, M. V. Uno de cada cuatro contratos que se firman dura una semana o menos. “El País” (8-VI-2015) 31.
Gómez, M. V. La cifra de cotizantes vuelve al nivel de la llegada del PP al poder. “El País” (3-VII-2015) 37.
Gómez, M. V. El empleo temporal reduce la tasa de paro al nivel del inicio de la legislatura. “El País” (24-VII-2015) 33.
Díez, J. C. 5,2 millones de parados. “El País” (24-VII-2015) 33. Análisis crítico de la situación del empleo: hay 300.000 trabajadores menos que cuando Rajoy llegó a La Moncloa y 700.000 parados más que no cobran prestación.
Gómez, M. V. Más de 1,2 millones de trabajadores llevan cuatro años o más en paro. “El País” (3-VIII-2015) 25.
Gómez, M. V.; González, J. S. La legislatura acaba con menos paro pese a la destrucción de empleo. “El País” (23-X-2015) 43. El verano mejoró el mercado laboral: entre junio y septiembre se crearon 182.200 empleos y hubo 298.200 parados menos. El desempleo baja a 4,85 millones y el empleo sube a 18 millones (menos que en 2011).
Gómez, M. V. El gran desafío político y social. “El País” Negocios 1.564 (25-X-2015) 60-61. La evolución del empleo y el paro desde 1985.
Jiménez, M. El sueldo medio declarado a Hacienda cae al nivel más bajo desde 2007. “El País” (18-XI-2015) 45. El sueldo medio es de 18.420 euros al año, pero en cambio suben los sueldos más altos, según el estudio del Ministerio de Hacienda, Mercado de trabajo y pensiones en las fuentes tributarias.
González, J. S. La movilidad laboral aumenta por primera vez desde la crisis. “El País” (16-XII-2015) 39. Crecen los desplazamientos regionales.
Gómez, M. V. La mejora laboral se apuntala con 1.500 empleos nuevos al día en 2015. “El País” (6-I-2016) 35. La SS ganó 533.186 cotizantes en 2015 y el paro se redujo en 354.203 personas, hasta 4.093.508 desempleados a 31 de diciembre.
Bolaños, A. La industria se incorpora al aumento de la ocupación. “El País” (6-I-2016) 36. Un desglose por sectores.
Herce, José Antonio. Un año laboral irrepetible. “El País” (6-I-2016) 36.
Gómez, M. V. Descenso récord del paro en 2015. “El País” (29-I-2016) 39.
Bolaños, A. Las mujeres vuelven a ser mayoría en el desempleo. “El País” (29-I-2016) 40.
Gómez, M. V. Los sindicatos critican que la mejora se basa en la precariedad. “El País” (29-I-2016) 40.
Díez, J. C. Intensa desaceleración. “El País” (29-I-2016) 40. Critica que los resultados esconden graves desequilibrios y una ralentización en la creación de empleo.
Editorial. Solo un buen año. “El País” (29-I-2016) 10. Considera que 2015 fue un buen año pero que hay grandes problemas pendientes en el empleo.
Gómez, M. V. Los contratos precarios alcanzaron en 2015 sus máximos históricos. “El País” (1-II-2016) 31. En 2015 fueron 17,07 millones y por horas 6,4 millones (5,7 millones fueron también temporales), lo que incrementa la precariedad.
Pérez, C. Bruselas: ‘La recuperación no mejora los índices de pobreza’. “El País” (1-II-2016) 31. La UE critica la mala calidad del empleo.
Gómez, M. V. La Seguridad Social pierde 200.000 afiliados tras la campaña navideña. “El País” (3-II-2016) 37. Un mal mes de enero, pero positivo en comparación con enero de 2015. Bajan un 16% los gastos en prestaciones y subsidios.
Hermida, Xosé. Mujeres en la cuneta laboral. “El País” (10-II-2016) 48. Los hombres obtienen dos de cada tres nuevos trabajos. Disminuye la calidad del empleo femenino.
Gómez, M. V. El empleo aumentó en febrero en 63.355 nuevos afiliados. “El País” (3-III-2016) 53.
Vidal-Folch, X. La austeridad no multiplica el empleo. “El País” (3-III-2016) 53.
Gómez, M. V. Los salarios se recuperan a finales de 2015 y ganan poder adquisitivo. “El País” (19-III-2016).
Gómez, M. V. La última ayuda a parados apenas reparte un 15% el dinero previsto. “El País” (29-III-2016). Solo han cobrado 105.500 de los 400.000 previstos, con un total de 182 millones de euros de los 1.200 millones presupuestados.
Gómez, M. V. España sufre su periodo más largo con el paro por encima del 20%. “El País” (29-IV-2016).
Díez, J. C. El empleo resiste. “El País” (29-IV-2016).
Gómez, M. V. El paro registrado baja de los cuatro millones por primera vez en seis años. “El País” (3-VI-2016).
Gómez, M. V. El 25% de los parados en España lleva cuatro años o más sin trabajar. “El País” (7-VIII-2016).
Carrillo, Marc. Una institución de referencia. “El País” (7-X-2016). El Tribunal de Justicia europeo, con sede en Luxemburgo, vela por los derechos de los ciudadanos de la UE, como demuestra la reciente sentencia sobre la indemnización por despido.
Gómez, M. V. El empleo temporal reduce la tasa de paro por debajo del 20% tras seis años. “El País” (28-X-2016). En el verano cayó al 18,91%. La tasa de empleo temporal llega al 27%.
Gómez, M. V. Un tercio de los parados espera un año a ser atendido en las oficinas de empleo. “El País” (16-XII-2016).
Gómez, M. V. La caída histórica del paro en 2016 se apoya en una alta precariedad. “El País” (5-I-2017).
Felgueroso, Florentino. Empleo: las dos caras de la recuperación. “El País” (5-I-2017).
Gómez, M. V. La hostelería y el comercio, motores de la afiliación. “El País” (5-I-2017).
González, J. S. Las comunidades turísticas tiran del empleo. “El País” (5-I-2017).
Ferrer, Thiago. La recuperación no llega a la nómina. “El País” Negocios 1.625 (15-I-2017). La caída del poder adquisitivo de los salarios amenaza el consumo.
Editorial. Política de rentas. “El País” Negocios 1.625 (15-I-2017).
Gómez, M. V. La población activa desciende al nivel de hace nueve años. “El País” (27-I-2017). Las personas en edad y disposición de trabajar bajan en España a 22,7 millones.
Gómez, M. V. El empleo volvió a crecer con fuerza en 2016 pese a la caída en la contratación pública. “El País” (27-I-2017).
Díez, J. C. Aumenta la precariedad en España. “El País” (27-I-2017).
Gómez, M. V. Más empleo, pero de peor calidad. “El País” (10-II-2017).
Vidal-Folch, Xavier. Subir salarios hoy es bueno para la economía. “El País” (2-III-2017). A favor de subir los salarios, incluido el salario mínimo interprofesional (SMI), para impulsar la demanda, la inversión y la productividad.
Editorial. Brechas peligrosas. “El País” Negocios 1.639 (23-IV-2017). Preocupación por la creciente desigualdad en los salarios de los ejecutivos y los empleados de base.

Dosier: El empleo público.
Barciela, Fernando. La oferta de empleo público se cuadruplica con respecto a a 2014. “El País” (2-X-2016).

lunes, 27 de octubre de 2014

HMC UD 22. La descolonización.

HISTORIA DEL MUNDO CONTEMPORÁNEO. UD 22. LA DESCOLONIZACIÓN.

INTRODUCCIÓN.

1. FACTORES FAVORABLES A LA DESCOLONIZACIÓN.
LA LUCHA CONTRA EL FASCISMO (RACISMO, OPRESIÓN).
LAS POSICIONES ANTICOLONIALISTAS DE LA URSS Y EE UU.
LA ONU, TRIBUNA CONTRA EL COLONIALISMO.
LA ACTITUD DE LAS IGLESIAS.

2. EL DESARROLLO DE LOS MOVIMIENTOS NACIONALISTAS.
LA OPOSICIÓN AL ORDEN COLONIAL EN EL SIGLO XX. BANDUNG.
El surgimiento de los movimientos de liberación (1905-1945).
El afroasiatismo y la Conferencia de Bandung (1955).
LAS REIVINDICACIONES DE LOS PUEBLOS ASIÁTICOS.
LOS MOVIMIENTOS NACIONALISTAS AFRICANOS.
LA OPOSICIÓN DE LAS METRÓPOLIS A LA INDEPENDENCIA.

3. EL DESARROLLO DEL PROCESO DE DESCOLONIZACIÓN.
ASIA.
PAÍSES ISLÁMICOS.
ÁFRICA NEGRA.
AMÉRICA.
OCEANÍA.

INTRODUCCIÓN.
El título de la Unidad Didáctica (UD) es ambiguo, porque no considera que la descolonización es un proceso que se extiende también a los otros continentes: América, Oceanía e incluso Europa (caso de Gibraltar). Incluso la última frase parece contradictoria: el Tercer Mundo se extiende sobre cuatro continentes al menos: Asia, África, América y Oceanía.
La opción es estudiar el proceso de descolonización a lo largo del siglo XX, especialmente el posterior a 1945, y referido sobre todo a Asia y África por cuanto en estos dos continentes el colonialismo contemporáneo fue mayor.
Un resumen.
La descolonización marca el fin de los imperios coloniales de los Estados europeos e implica un gran paso hacia la liberación psicológica, cultural y económica de los países del Tercer Mundo que estuvieron sometidos a la tutela exterior. Quizá la mayor importancia histórica del fenómeno descolonizador radica en que el Occidente ha dejado de ser el motor y el centro de la Historia.
La descolonización efectiva como un fenómeno histórico general fue una consecuencia directa de la II Guerra Mundial. Entre 1945 y 1963 se produjo un hecho que in­fluiría decisivamente en la historia mundial de la segunda mitad del siglo XX: casi todos los países de Asia, África y América que habían sido colonias europeas obtuvieron su inde­pendencia, porque cuando esta se reclamó ninguna de las metrópolis europeas estaba en condiciones de mantener su dominio colonial. El esfuerzo militar, económico y social que esto hubiera exigido no estaba al alcance de unos Estados arruinados por la guerra, como demostró la realidad cuando se intentó el esfuerzo, con costos tan grandes y resultados tan pobres que pronto se desistió, pese a los problemas comerciales o humanos que la pérdida de los imperios provocaba.

Los imperios en 1914.

1. LOS FACTORES FAVORABLES A LA DESCOLONIZACIÓN.
LA LUCHA CONTRA EL FASCISMO (RACISMO, OPRESIÓN).
La descolonización se fundamenta ideológicamente en un principio, el derecho de los pueblos a la autodeterminación, sostenido por la corriente de pensamiento liberal-nacional a partir de la independencia de EE UU y la Revolución Francesa.
Pero su plasmación práctica fue consecuencia de los cambios de la mentalidad social causados por la II Guerra Mundial: se había luchado contra el fascismo por la causa de la libertad, y la mayoría de la población de Occidente ahora creía que también debía llegar a sus propias colonias, porque no era moral criticar el racismo y la opresión de los regímenes fascistas y luego realizar la misma política racista y opresora en las colonias.

LAS POSICIONES ANTICOLONIALISTAS DE LA URSS Y EE UU.
La guerra había otorgado la hegemonía mundial a dos grandes potencias, EE UU y URSS, contrarias al colonialismo por varias razones.
Los EE UU querían defender altruistamente la libertad de los pueblos para deci­dir su propio destino (el mismo ideal al que debían su independencia) y, más interesadamente, conseguir mercados para el comercio y asegurar su hegemonía militar en el mundo en medio de la Guerra Fría.
La URSS compartía el principio del derecho a la independencia de las colonias respecto a los países imperialistas y además confiaba en atraer a los nuevos países a la causa del socialismo, en el marco de su confrontación a largo plazo con el sistema capitalista.
LA ONU, TRIBUNA CONTRA EL COLONIALISMO.
La ONU fue una tribuna para todas las críticas contra el colonialismo. Su fuerza como órgano decisorio fue esencial, pues cuando se adoptaban las decisiones en el Consejo de Seguridad y en la Asamblea General a favor de la independencia muy pocas potencias coloniales podían resistir la presión de sus propias opiniones públicas sin perder su prestigio.
La Carta fundacional de San Francisco (1945), al afirmar solemnemente el principio de autodeterminación, aceleró el proceso. Se estableció un sistema de tutela (capítulo 12) y se redactó una declaración sobre las obligaciones básicas que debían cumplir las potencias que tenían a su cargo territorios no autónomos. El deber de informar al secretario general sobre los progresos alcanzados en el proceso de autonomía sirvió para establecer un control internacional, más exigente a medida que nuevos países descolonizados accedían a la ONU.
La Asamblea General adoptó en 1960 una resolución en la que se declaraba que la sujeción de los pueblos a la dominación extranjera era contraria a la Carta y un impedimento a la paz mundial; en consecuencia debían darse los pasos necesarios para la plena independencia de todos los territorios no autónomos.
En 1961 se creó el Comité especial de descolonización, que planteaba a la Asamblea los problemas pendientes. Sudáfrica, Rhodesia y Portugal fueron reiteradamente condenados por mantener regímenes o colonias que eran contrarias a la Carta, pero las potencias occidentales impidieron una intervención militar, lo que permitió que muchos perduraran hasta los años 70 y en el caso de Sudáfrica hasta 1994.

LA ACTITUD DE LAS IGLESIAS.
La Iglesia católica y las protestantes demostraron una gran sensibilidad a la causa na­cionalista, puesto que habían logrado una gran implantación social en las colonias y los sa­cerdotes de estas pedían defender los derechos de sus feligreses. Lo favoreció además el espíritu del II Concilio Vaticano y el ecumenismo creciente del catolicismo.
La actitud del islamismo es ambigua en este sentido, pues si el integrismo fue un acicate ideológico para la independencia, por otra parte el islamismo más integrista considera aceptable luchar por la dominación mundial y que hay pueblos inferiores (lo que explica que los más radicales defiendan la esclavitud de los no musulmanes).

2. EL DESARROLLO DE LOS MOVIMIENTOS NACIONALISTAS.
LA OPOSICIÓN AL ORDEN COLONIAL EN EL SIGLO XX. BANDUNG.
El surgimiento de los movimientos de liberación (1905-1945).
La victoria japonesa sobre los rusos en la guerra de 1904-1905 fue un importante estímulo para los revolucionarios chinos y los movimientos de emancipación de la India e Indochina frente a los colonizadores británicos y franceses. Tras la I Guerra Mundial, que simbolizó el comienzo de la decadencia europea, ocurrieron la expansión de la democracia y los discursos del presidente Wilson favorables a la autodeterminación de los pueblos y el triunfo de los nacionalismos, al dislocarse los imperios ruso, austrohúngaro y otomano. Esto favoreció la toma de conciencia por parte de algunas élites indígenas educadas en las universidades europeas. Particularmente fuerte fue este proceso entre los árabes (panarabismo) y los indios (Gandhi).
Aunque el Pacto de la Sociedad de Naciones no se atrevió a recoger el principio del derecho de los pueblos a disponer de sí mismos, la propaganda comunista hizo circular entre los pueblos colonizados una consigna de emancipación, precisamente cuando los triunfos de la Revolución Rusa demostraban que las insurrecciones populares podían vencer.
El panafricanista Du Bois reunió en París (1919) el I Congreso “por el progreso de los pueblos oprimidos”. En la Conferencia de paz de Bierville (1926), los nacionalistas de Asia y África, con el apoyo de numerosas personalidades europeas, denunciaron el colonialismo como una causa permanente de guerra. Alemania, que había perdido sus colonias, y la URSS alentaron los movimientos de emancipación y favorecieron la celebración en Bruselas (1927) de un nuevo Congreso de los pueblos oprimidos, financiado por China y México, con apoyo de varios países iberoamericanos impacientes por sacudirse el dominio de EE UU, al final del cual se creó una Liga antiimperialista con participación de personalidades como Einstein, Landsbury, Romain Rolland, la señora Sun Yatsen (esposa del dirigente chino) o Nehru. Algunos dirigentes asociaron ya el nacionalismo con el socialismo.
La crisis de 1929 debilitó a las potencias occidentales y provocó el hundimiento de muchas economías coloniales basadas en la exportación de materias primas. La agresión de Italia a Etiopía (1935-1936) y el imperialismo japonés en China suscitaron una general repulsa, crearon un grave conflicto en la Sociedad de Naciones y demostraron el progreso de las ideas anticolonialistas en la opinión pública de Occidente.
El afroasiatismo y la Conferencia de Bandung (1955).
Después de la II Guerra Mundial, los Países No Alineados fueron los representantes del Tercer Mundo en una vía intermedia en la política internacional entre los dos bloques.
Al respecto hay un problema conceptual: )cómo llamamos al movimiento ideológico de descolonización en los países del Tercer Mundo? La propuesta más aceptable parece ser la de afroasiatismo (un término de origen anglosajón). El afroasiatismo se inició en la Conferencia internacional de la paz (Bierville, 1926) y en el Congreso de los pueblos oprimidos (Bruselas, 1927), pero su mejor momento fue cuando fue el movimiento de solidaridad que de 1949 a 1965 unió los antiguos países colonizados de África y de Asia, con el objetivo de definir una actitud común de estos respecto de sus antiguas metrópolis. A partir de 1965, una vez obtenida la independencia la mayoría, aparecen las disensiones, y el afroasiatismo se diluye en el bloque de los países no alineados.
En 1947 Nehru convocó la Conferencia de relaciones asiáticas, en Nueva Delhi, primera manifestación de solidaridad de los pueblos en busca de independencia, que sólo reunió a delegados asiáticos. En la segunda conferencia de Nueva Delhi (1949), comenzó la participación africana (Etiopía, Egipto). Se constituyó en la ONU un grupo arabeasiático, después llamado afroasiático, al principio de 12 miembros, que practicó una política anticolonialista y de no compromiso en la pugna Este-Oeste.
El grupo aumentó a 24 Estados, pero se dividió por las disputas en la OTASE (1954), la reunión de países asiáticos en Colombo (1954) para lograr una solución a la guerra de Indochina, y el Pacto de Bagdad (1955), por lo que se estimó que era necesario un impulso.

Conferencia de Bandung (1955).

Este fue la conferencia celebrada en Bandung (Indonesia, abril 1955), con 29 países, que marcó el apogeo del afroasiatismo pero también el inicio de su ocaso, dada la pro­fundidad de las diferencias ideológicas entre comunistas y no comunistas. Destacaron Nehru de la India, Nasser de Egipto, Tito de Yugoslavia y Sukarno de Indonesia. Se pretendió estimular a la independencia a todos los países sometidos a un régimen colonial. Se proclamaron dos principios:
- El colonialismo, en todas sus formas, es un azote que es preciso eliminar lo antes posible.
- La sumisión de los pueblos a una dominación o explotación extranjera constituye una negación de los derechos del hombre, es contraria a la Carta de la ONU y se convierte en un obstáculo para el desarrollo de la paz.
Bandung significó la irrupción en la Historia de los antiguos pueblos colonizados, un foro anticolonialista en el que se afirmó la doctrina de la coexistencia pacífica y de la neutralidad entre los dos grandes bloques.
La crisis del canal de Suez (1956) fue la mejor demostración del cambio de la situación mundial. La nacionalización del canal por Nasser provocó la intervención militar en Egipto de Gran Bretaña y Francia junto con Israel y chocó con la oposición de EE UU y la URSS, que expresaron su intención de acabar con los imperios coloniales clásicos y les forzaron a la retirada. Egipto retuvo el canal y Nasser se convirtió en líder del anticolonialismo, lo que junto a la guerra de Argelia tuvo un gran efecto sobre la descolonización africana.
La masiva independencia de las colonias europeas en África (1956-1964), desplazó el peso del grupo a este continente, donde se celebraron las nuevas conferencias en El Cairo (1957), Conakry (1960), Moshi (Tanzania, 1969) y Winneba (Ghana, 1965). La pugna de EE UU, las potencias europeas, URSS y China por ayudarles y dirigir su desarrollo provocaron disensiones, que estallaron en 1965 con el aplazamiento de la conferencia de Argel. La conferencia de La Habana (1966) intentó ampliar el grupo a América. El movimiento terminó confluyendo con el movimiento de países no alineados, surgido paralelamente en la conferencia de Belgrado (1961), y se subsumió en él por completo ya en la conferencia de Argel (1973).

LAS REIVINDICACIONES DE LOS PUEBLOS ASIÁTICOS.
India. El partido del Congreso reunió a hindúes y musulmanes bajo el liderazgo de Gandhi, Nehru y otros dirigentes. Sus métodos de continua presión pacífica debilitaron la resistencia británica, de modo que ya antes de la II Guerra Mundial la independencia pareció inevitable.
Indochina. El partido comunista, contando con el apoyo de la mayoría de la población campesina, lideró la resistencia a los franceses, que a su vez contaron con el apoyo de la minoría china y los católicos.
Indonesia. Las élites intelectuales, terratenientes y comerciales del archipiélago comenzaron en los años 30 su lucha independista contra Holanda y durante la ocupación japonesa se formó una administración autónoma que continuó su acción hasta el regreso de los holandeses en 1945 y el estallido de la guerra colonial.

LOS MOVIMIENTOS NACIONALISTAS AFRICANOS.
Hasta la II Guerra Mundial el África Negra evolucionó siguiendo caminos diferentes en función del medio natural y los recursos, la precariedad de los medios de comunicación, la es­casa densidad de población y la ínfima urbanización. Sólo algunas zonas recibieron poblamiento blanco (Sudáfrica, Rhodesia, Kenia, colonias portuguesas). En todas partes la masa campesina (hasta un 90% del total) sufrió el impacto de la penetración colonial. Sin embargo, la lenta urbanización de África y la formación de élites en la escuela llevaron a iniciar una conciencia de identidad africana, con el panafricanismo. La II Guerra Mundial provocó una disminución del prestigio y del poder blanco en el continente y se incrementó la propaganda panafricanista. En una primera fase la evolución fue pacífica, salvo las rebeliones en Madagascar (1947), Kenia (1952-1956) y Camerún (1955-1958).
El proceso de descolonización se inició en la Conferencia de Brazzaville (1944). En Senegal y Costa de Marfil los intelectuales y los funcionarios africanos de la Administración colonial comenzaron una moderada lucha, constituyendo asociaciones independistas o autonomistas, que fueron incrementando su apoyo social. En Kenia hubo duras luchas en 1952. En las colonias francesas se concedió el sufragio universal en 1956, como primer paso a la autonomía interna. El panafricanismo fue emergiendo, con la toma de conciencia de los grupos ilustrados, que demandaron la independencia de todas las colonias. El proceso se aceleró después de 1960, cuando numerosos países Africanos accedieron a la independencia. La Organización de la Unidad Africana (OUA) se creó en 1963 y presionó con éxito desde entonces para el desmantelamiento de los últimos vestigios coloniales.
Era una independencia lastrada por graves problemas políticos, administrativos, económicos y sociales. La división del continente en más de 50 Estados delimitados generalmente de modo arbitrario provocó futuros enfrentamientos.
Además, África se convirtió en campo de batalla entre los dos bloques, Este y Oeste, mediante la implantación de regímenes de inspiración marxista, intervenciones de Cuba en Etiopía y Angola, de Francia en la República Centroafricana y Chad, y de Bélgica en Zaire (Congo).
El colonialismo pervivió hasta los años 70 en las colonias portuguesas de Guinea, Angola y Mozambique, mientras que una forma neocolonialista subsistía con el régimen blanco de Rhodesia y el apartheid de Sudáfrica.
La conflictividad en el continente menguó con el desmoronamiento de la URSS y el final de la Guerra Fría, con un parcial retorno del multipartidismo en muchos países, pero al mismo tiempo con nuevas tensiones étnicas, como muestran las guerras civiles en la región de los Grandes Lagos y la cuenca del río Congo.

LA OPOSICIÓN DE LAS METRÓPOLIS A LA INDEPENDENCIA.
Las metrópolis se resistieron en el periodo de 1919-1939 a conceder la independencia total a sus colonias, pero sí estuvieron dispuestas a otorgarles una mayor autonomía siempre que se conservara el control militar y económico, y en el caso del Próximo Oriente incluso se devolvió la soberanía: Egipto, Jordania o Iraq accedieron a la independencia aunque todavía bajo la tutela británica.

3. EL DESARROLLO DEL PROCESO DE DESCOLONIZACIÓN.
ASIA.
El proceso de descolonización empezó en Asia después de 1945.
Gran Bretaña se vio obligada a abandonar sus grandes colonias: India y Pakistán (1947), en una partición muy dolorosa y cruenta por motivos étnico-religiosos; Birmania (1948), Sri Lanka (1948) y Malasia (1957), aquí después de una dura lucha con las guerrillas comunistas.
Holanda tras un largo proceso bélico tuvo que conceder la independencia a sus colonias de la Insulindia, bajo el nombre de Indonesia (1950), debido a la oposición de la ONU y el aislamiento internacional.
Los EE UU descolonizaron en 1949 las Filipinas, de modo pacífico.

Tropas francesas en Dien-Bien Fu reciben refuerzos de paracaidistas antes de la caída de la guarnición.

Francia se negó en un primer momento al proceso de independencia de las colonias de Indochina. La hubiera concedido pronto a los reinos de Camboya y Laos, que eran protectorados y tenían un valor económico escaso, pero no deseaba hacerlo a Vietnam, más interesante como colonia, lo que derivó en un conflicto largo y cruento entre el ejército colonial francés y las guerrillas comunistas y nacionalistas dirigidas por Ho Chi Minh y el general Giap, que triunfaron sobre los franceses en la batalla de Dien-Bien-Fu (1954), precipitando la independencia de cuatro países: Laos, Camboya y un Vietnam dividido en dos partes, comunista al Norte y capitalista al Sur, lo que fue el origen de una larga guerra neocolonial al defender EE UU la zona del sur, al igual que antes lo había hecho con Corea del Sur.
LOS PAÍSES ISLÁMICOS.
En el Próximo Oriente se produjo la independencia de todos los Estados que estaban bajo el control de Gran Bretaña como protectorados desde el final de la I Guerra Mundial o antes. Fue un proceso rápido y fácil, iniciado en los decenios de 1920 y 1930 en Egipto, Jordania e Iraq, y reanudado después de 1945 en los países costeros de Arabia hasta llegar a los Emiratos Árabes Unidos en 1971. La excepción fue la conflictiva independencia de Palestina, dividida entre judíos (Israel) y árabes palestinos.
Francia tuvo que actuar del mismo modo que Gran Bretaña en sus protectorados el Próximo Oriente, concediendo la independencia a Siria y Líbano. Los países del Magreb estaban controlados por Francia, que aceptó la independencia de Marruecos y Túnez (1956), pero era muy distinto el caso de Argelia, que no era un protectorado sino una colonia de poblamiento, con la presencia de dos millones de colonos franceses y la idea extendida entre estos y en la misma metrópoli de que Argelia formaba parte de Francia (a semejanza de Canarias para España). Esto provocó una larga (1954-1962) y cruel guerra colonial hasta que De Gaulle concedió la independencia en los acuerdos de Evian (VII-1962), tras la cual salieron del país los colonos franceses.
ÁFRICA NEGRA.

Mapa de descolonización de África.

Los países africanos se independizaron a partir de 1945, comenzando por las colonias de la vencida Italia. Primero en 1945 con Etiopía y pronto siguieron las de Libia (1950) y Somalia (1960), esta sumando los territorios italiano y británico.
Gran Bretaña integró en los años 1955-1964 la mayoría de sus colonias de modo voluntario en la Commonwealth, dándoles una independencia progresiva y en general poco conflictiva. El primer país fue Costa de Oro (Ghana), cuyo presidente, Nkrumah, se convirtió en el primer líder famoso de la independencia africana. Su ejemplo favoreció las siguientes independencias. Nigeria fue un ejemplo desafortunado de unión impuesta de múltiples etnias lo que explica los conflictos civiles posteriores. Los peores problemas ocurrieron en Rhodesia y Sudáfrica, debido a la resistencia de la minoría de colonos blancos a ceder el poder a las mayorías negras, por lo que implantaron regímenes racistas y policíacos a pesar de las condenas de la ONU.
Francia concedió la independencia a sus países africanos hacia 1960, integrándolos en la Comunidad francesa, una asociación comercial y militar que le permitió mantener un status postcolonial dominante, aunque con graves problemas de inestabilidad interna. Solo la Somalia francesa (Yibuti) se independizó mucho más tarde.
Bélgica concedió la independencia al Congo (Zaire) en 1960, que entró pronto en una terrible guerra civil, prueba de los problemas de la descolonización conjunta de pueblos poco integrados entre sí dentro de unas fronteras impuestas.
España concedió la independencia a Guinea Ecuatorial en 1968, y reintegró Ifni (1968) y más tarde el Sahara Ocidental (1975) a Marruecos, la última de un modo irregular, desoyendo las peticiones nacionalistas de los saharauís, lo que originó una larga guerra en el desierto. España todavía conserva dos plazas de soberanía, Ceuta y Melilla, reivindicadas por Marruecos.
Portugal mantuvo más tiempo sus colonias, sufriendo una lucha de guerrillas hasta la revolución de 1975, cuando les dio la independencia a Angola, Mozambique, Guinea-Bissau y los países isleños de Cabo Verde, y de Santo Tomé y Príncipe.
AMÉRICA.
Los EE UU ya en 1940 habían convertido a Puerto Rico en “Estado libre asociado”. El movimiento independista ha perdido los referéndums sobre la soberanía y parece probable que la mayoría vote en el futuro la incorporación a los EE UU por lo que no cabe hablar de una situación colonial strictu sensu.


Mapa del Caribe con las colonias actuales.

Gran Bretaña intentó que las islas del Caribe se independizaran a través de una Federación de las Islas Occidentales, pero fracasó y cada una de las grandes islas o de los ar­chipiélagos se independizó por su cuenta a lo largo de los años 70 y 80. En el continente concedió la independencia a la Guayana y a Belice. Conserva todavía las islas Bermudas en el Norte y las Malvinas en el Sur, y por las últimas ha mantenido el último conflicto colonial, en 1982, con Argentina, que había ocupado las islas por la fuerza.
Holanda ha concedido la independencia a Guyana y ha mantenido su dominio sobre las islas de Aruba, Curaçao y Bonaire, pero con el consenso de la población, que no desea la independencia por motivos culturales y para protegerse de la vecindad de Venezuela.
Francia ha concedido la autonomía a las islas de Martinica y Guadalupe, que nunca han pretendido la independencia puesto que forman parte cultural y jurídicamente de Francia y obtienen grandes ventajas de su asociación comercial a la UE.
OCEANÍA.


Mapa político de las islas del Pacífico.

EE UU, Gran Bretaña, Australia, Nueva Zelanda y, en menor grado, Francia, han concedido la independencia a casi todas sus colonias. El proceso se ha prolongado mucho más que en los otros continentes debido a que han faltado movimientos independentistas, la pequeña dimensión de los nuevos Estados y su debilidad demográfica, económica y militar. La mayor parte de los procesos han sido muy tranquilos, de mutuo consenso y las antiguas potencias conservan grandes lazos con sus ex-colonias.
Francia, como caso excepcional, conserva las islas de Tahití, Marquesas (donde ha hecho sus experimentos atómicos), Tuamutu y Nueva Caledonia (donde hay un movimiento independentista creciente pero aun muy débil).


BIBLIOGRAFÍA.
Exposiciones.
*<After year zero>. Berlín. Haus der Kulturen der Welt (2013). Sobre la independencia de los países africanos, desde la perspectiva de los propios africanos. Obras de artistas y cineastas (la egipcia Jihan El Tahri).
Libros.
Calchi Novati, Giampaolo. La revolución del África Negra. Bruguera. Barcelona. 1970. 217 pp.
Chesneaux, Jean. Asia oriental en los siglos XIX y XX. Nueva Clío 45. Labor. Barcelona. 1976. 323 pp.
Coquery-Vidrovitch, Catherine; Moniot, Henri. África negra de 1800 a nuestros días. Nueva Clío 46. Labor. Barcelona. 1985. 416 pp.
Heffer, Jean; Launay, Michel. Akal. Barcelona. 1992. 302 pp. La Guerra Fría. Cap. 14. La descolonización (156 y ss.).
Jalée, Pierre. El imperialismo en 1970. Siglo XXI. Madrid. 1971. 283 pp.
Ki-Zerbo, J. Historia del África Negra. Alianza. Madrid. 1980 (1972). 2 vols. 1.099 pp.
Madridejos, Mateo. Colonialismo y neocolonialismo. Salvat. Col. ‘T.C.’ nº 63. Barcelona. 1975. 142 pp.
Martínez Carreras, José U. Historia de la descolonización 1919-1986. Las independencias de Asia y África. Istmo. Madrid. 1987. 15 más 426 pp.
Mesa, Roberto. Las Revoluciones del Tercer Mundo. Edicusa. Madrid. 1971. 251 pp.
Mesa, Roberto. Vietnam, la lucha por la liberación 1943-1973. Edicusa. Madrid. 1973. 239 pp.
Miège, Jean Louis. Expansión europea y descolonización de 1870 a nuestros días. Nueva Clío 28. Labor. Barcelona. 1975. 364 pp.
Smith, Tony. Los modelos de imperialismo. Estados Unidos, Gran Bretaña y el mundo tardíamente in­dustrializado desde 1815. FCE. México. 1984 (1981 inglés). 283 pp.
Von Grunebaun, G. E. El Islam. Vol. 2. Desde la caída de Constantinopla hasta nuestros días. Siglo XXI. Madrid. 1971. 463 pp.
Worsley, Peter. El Tercer Mundo. Una nueva fuerza vital en los asuntos internacionales. Siglo XXI. Madrid. 1980. 389 pp.