Blogs de Antonio Boix

Mis blogs son Altamira (Historia del Arte, Cine, Televisión, Fotografía y Cómic), Heródoto (Ciencias Sociales y Pensamiento) y Mirador (Joan Miró, Arte y Cultura Contemporáneos).

lunes, 30 de junio de 2014

El PSOE: La gestión de Sánchez (2014-2016).

EL PSOE: LA GESTIÓN DE SÁNCHEZ (2014-2016).
La sucesión de Rubalcaba por Sánchez (2014).
La necesidad de una refundación.
La perspectiva organizativa y electoral.
La gestión de Pedro Sánchez.



Pedro Sánchez, el candidato con más avales al inicio del proceso de primarias y el vencedor final (49%).

La sucesión de Rubalcaba por Sánchez (2014) .
La dimisión del secretario general, Alfredo Pérez Rubalcaba, que ha asumido con entereza la responsabilidad de las sucesivas derrotas electorales y el fracaso en levantar el ánimo del partido, plantea la necesidad de refundar el partido en aspectos esenciales: más juventud, más políticos nuevos que no estén marcados por los graves errores del pasado y un cambio más creíble de las propuestas de política económica y social. 
¿Qué lideres encabezarán el futuro? Susana Díaz tendrá sin duda un importante papel, pero todavía le falta experiencia y carisma para plantearse convertirla en el rostro del partido. Pronto se la criticaría por utilizar su cargo en Andalucía para tomar el poder en España. Más realista y más esperanzador es confiar hoy en jóvenes valores como Eduardo Madina o Pedro Sánchez, pero estas esperanzas deben confirmarlas con un programa y un equipo que alienten la ilusión.
Pedro Sánchez (Madrid, 1972) se afianzó inicialmente como favorito al sumar 45.000 avales y proponer un ambicioso programa de cambio, pero este apoyo inicial ha despertado la duda de que sea un hombre del aparato socialista, sobre todo el andaluz. Finalmente ha triunfado el 13 de julio, con 65.000 votos, el 49% del total. Eduardo Madina (Bilbao, 1976), más conocido como diputado y participante en medios de comunicación, se presenta como un outsider de los aparatos del partido, y ha obtenido finalmente un estimable 36%. José Antonio Pérez Tapias (Sevilla, 1955), candidato por Izquierda Socialista, es el más radical en su programa de reformas y cuenta con un apoyo relativamente menor, alcanzando al final un 15%.

El editorial Un PSOE sin hipotecas [“El País” (15-VII-2014)] muestra ciertas esperanzas en la renovación del partido:
‹‹El Partido Socialista ha dado una lección de democracia con el proceso que ha culminado en la designación de Pedro Sánchez como secretario general. Los demás partidos difícilmente podrán atrincherarse en los viejos procedimientos tras este ejercicio de transparencia. Los resultados, una participación de dos tercios de los militantes y una victoria del ganador por el 49% de los sufragios, ofrecen una legitimidad que ningún otro secretario general había tenido.
Que Sánchez cuente con estas bazas no implica disponer de carta blanca. Queda pendiente el congreso extraordinario, en el que habrá de ser ratificado él mismo, junto con su ejecutiva. A la hora de componerla no debería dejarse influir demasiado por las cuotas de poder que acostumbran a exigir las baronías regionales, por decisivas que hayan sido en su triunfo, en especial la andaluza. Sánchez hará bien en invertir los términos: él es quien debe pedir cuentas de cómo está la situación en cada comunidad y qué posibilidades electorales existen, a fin de formar un equipo de dirección capaz de transmitir a la ciudadanía cuál es la verdadera medida de la renovación.
La incógnita no despejada de las primarias pesa también sobre el proceso. En el pasado, cada secretario general del PSOE era el candidato natural a La Moncloa, pero ahora existe el compromiso de convocar elecciones abiertas para dirimir la cuestión. Es importante manejar el calendario con cuidado para no verse enredado en varias batallas a la vez, tal vez escalonando las primarias. De momento, Sánchez gana acertadamente tiempo al remitirse a los órganos de dirección.
No es, en todo caso, un asunto tan relevante como se pretende hacer ver. Lo que de verdad importa es la definición del proyecto político. La voluntad expresada por Sánchez de instalar al partido “en la izquierda” tiene que ver con la recuperación de las señas de identidad, pero también con el desafío que sufren sus bases por parte de sectores radicales y populistas. Ahora bien, el PSOE tampoco puede desconocer que las elecciones se ganan en el centro. El desgaste de Rajoy y de los suyos concede a los socialistas una oportunidad en 2015, a condición de que representen bien a la gran mayoría del espacio de centro.
Ni que decir tiene que todos los ojos están pendientes del desafío independentista en Cataluña, respecto al cual Sánchez descarta el referéndum intentado por Mas y sus aliados, pero dispone de la baza del proyecto federal para formular una propuesta en positivo.
Pedro Sánchez, valor desconocido para la mayoría de los españoles hasta hace pocos meses, aporta una imagen rejuvenecida, desconectada de los Gobiernos de Zapatero y sin responsabilidad en la línea seguida en la oposición. Falta por ver si es capaz de ejercer un liderazgo democrático, fuerte y capaz de superar hipotecas. Pero la oportunidad de renovación existe.››

La necesidad de una refundación.
Sin duda el PSOE entró en 2010-2011 en un proceso de descomposición ideológica, organizativa y electoral, que ha sumido en la zozobra y el desencanto a muchos de sus militantes y simpatizantes.
Cabe preguntarse empero qué esperan. ¿Acaso un líder que encarne una nueva esperanza? ¿Es qué no ha sido precisamente un liderazgo hipertrofiado una de las principales causas de la decadencia? 
Hay que solicitar a todos ellos que se comprometan y participen activamente en la búsqueda de la solución y que no esperen un milagro ni a un milagrero.

La perspectiva organizativa y electoral.
Entre 2012 y 2014 el PSOE siguió hundido en las encuestas, aunque la mala situación económica y los errores del Gobierno del PP favorecieron un estancamiento en un suelo electoral cercano al 20-25%. Esporádicas noticias alertaban además de la presencia de corruptos en el partido, en cargos institucionales en Diputaciones y Ayuntamientos, o la implicación de destacados dirigentes en los ERE de Andalucía, problemas que puede ser muy minoritaria respecto al total de militantes.
Lo peor fue el desánimo de muchos de los militantes y de los votantes de izquierda, que no confían en una renovación efectiva del partido a corto plazo, lo que se reflejó de inmediato en los bajos resultados de las elecciones europeas del 25 de mayo de 2014, en las que volvió a ganar el PP, pese a su también agudo desgaste.
El relevo de Rubalcaba por Sánchez en al secretaría general del partido en las primarias del 13 de julio de 2014, venciendo a Eduardo Madina y a Pérez Tapias, fue visto en general como una necesaria renovación generacional y de estilo pero no un cambio programático profundo, aunque ilusionó inicialmente a gran parte de la militancia y a muchos votantes.

La gestión de Pedro Sánchez.
Ya desde el primer día de gestión le crecieron los problemas a Sánchez. 
Primero, las discrepancias internas sobre la fecha de las primarias para elegir candidato a presidente de Gobierno. Una parte del partido se decanta por convocarlas en noviembre de 2014, con argumentos como que era un compromiso anterior y que el debate abierto en la sociedad (y la participación de los simpatizantes) serviría para mejorar el ánimo de todos. Otra parte (generalmente los candidatos a alcaldes) solicita dejarlas para después de las elecciones municipales y autonómicas de mayo de 2015, para que el partido se centre en ellas y no distraiga su atención o, peor, se abran heridas internas en la pugna electoral. Probablemente es un escollo de menor importancia, pero hará falta mano izquierda y firmeza a la vez para superarlo y trasmitir una imagen de seguridad.
Segundo, la decisión de Sánchez de votar no a Juncker, el candidato para la presidencia de la Comisión Europea consensuado por los grupos popular y social-demócrata del Parlamento Europeo, lastimando así el responsable historial europeísta que el PSOE había labrado durante años. También los otros dos candidatos pedían el voto contrario, probablemente a fin de congraciarse todos con las bases en este periodo electoral interno, Sánchez, empero, debía haber antepuesto la responsabilidad institucional al populismo, pues le acecha el riesgo de parecer un Zapatero bis.
Finalmente, la creciente incomunicación de Sánchez con los llamados 'barones' territoriales, patente tras las derrotas en las elecciones generales del 20 de diciembre de 2015 y 26 de junio de 2016, más las autonómicas de Galicia y País Vasco el 25 de septiembre de 2016, cayendo en cada resultado más bajo que en el anterior, que los analistas achacaban tanto a errores de Sánchez como a la división del partido. La cuestión fundamental, según la mayoría de los expertos independientes, es que Sánchez hizo bien en intentar un Gobierno alternativo con un programa reformista, pero que cuando comprobó que Ciudadanos y Podemos eran mutuamente excluyentes y por lo tanto no había una mayoría suficiente de cambio, debía haber explicado a las bases del partido y a la sociedad la inviabilidad de esta opción y entonces permitir, mediante la abstención, la investidura de Rajoy, al fin y al cabo el líder del partido más votado, para a continuación cambiar sus leyes y presupuestos desde una oposición responsable.
Acto seguido, Sánches dimitió en el comité federal del 2 de octubre, tras comprobar que la mayoría  de los cargos del partido no le daban su confianza, y le sucedió una gestora provisional, presidida por el presidente asturiano, Javier Fernández.

Fuentes.
Internet.
Artículos.
Garea, Fernando. Los aspirantes ya se dejan ver. “El País” (19-I-2014) 15. Chacón, Madina y López.
Redacción (editorial). Primarias en serio. “El País” (19-I-2014) 36.
Garea, Fernando. Rubalcaba fía su relevo al aparato del PSOE. “El País” (27-V-2014) 12-13.
Romero, José Manuel. Un líder que quedó en proyecto. “El País” (27-V-2014) 13. Rubalcaba dimite por la falta de apoyos internos y los dos fracasos electorales.
Díez, Anabel; Lucio, Lourdes. Rubalcaba acepta un congreso abierto. “El País” (29-V-2014) 10.
Díez, Anabel. Los barones del PSOE piden a Susana Díaz que dé un paso al frente. “El País” (30-V-2014) 10.
Díez, Anabel. Todos los militantes elegirán al futuro secretario general del PSOE. “El País” (31-V-2014) 12.
Díez, Anabel; Lucio, Lourdes. Rubalcaba quiso adelantar las primarias pero desistió. “El País” (1-VI-2014) 15.
Papell, Antonio. La renuncia de Susana Díaz. “Diario de Mallorca” (11-VI-2014) 22.
Díez, Anabel. La renuncia de Díaz impulsa a Madina. “El País” (11-VI-2014) 10-11.
Lucio, Lourdes. La presidenta andaluza se aparta al no tener garantizada la unidad. “El País” (11-VI-2014) 11.
Díez, Anabel. El diputado Pedro Sánchez aspira a cambiar el PSOE con ‘corazón y cabeza’. “El País” (13-VI-2014) 13.
Díez, Anabel. La influencia limitada de los barones marca la carrera para liderar el PSOE. “El País” (14-VI-2014) 12-13.
Garea, Fernando. Madina se presenta con la promesa del ‘shock de la modernidad’. “El País” (14-VI-2014) 13.
Díez, Anabel. El político que ha crecido. “El País” (14-VI-2014) 13. Perfil de Eduardo Madina (Bilbao, 1976).
Garea, Fernando. Ambición, trabajo y preparación. “El País” (14-VI-2014) 12. Perfil de Pedro Sánchez (Madrid, 1972).
Álvarez, José Luis. Azar y necesidad en el liderazgo progresista. “El País” (16-VI-2014) 29.
Gallego-Díaz, Soledad. Preguntas para los socialistas. “El País” Domingo (15-VI-2014) 12. El PSOE debe articular un cambio en su política, en defensa de la igualdad, que como explicaba Norberto Bobbio, es el distintivo primordial de la socialdemocracia.
Millás, Juan José. Un robo. “El País” (20-VI-2014) 88. Una crítica al blablablá vacío de propuestas de Madina y Sánchez, mientras el PP ejecuta el robo de AENA.
Garea, Fernando. Eduardo Madina / Precandidato a la secretaría general del PSOE. ‘El PSOE ha perdido el pulso en la manera de enfocar la realidad’. “El País” (22-VI-2014) 24.
Díez, Anabel. Sánchez presentará el doble de avales que Madina para liderar el PSOE. “El País” (27-VI-2014) 11.
Díez, Anabel. Rubalcaba pone fin a su carrera política. “El País” (27-VI-2014) 8-9.
Díez, Anabel. La procedencia de los avales siembra cizaña entre los candidatos del PSOE. “El País” (29-VI-2014) 15.
Garea, Fernando. Pedro Sánchez / Candidato a la Secretaría General socialista. ‘Haremos asambleas abiertas de la ejecutiva ante los militantes’. “El País” (29-VI-2014) 14. Pedro Sánchez (Madrid, 1972) se afianza como favorito al sumar 45.000 avales y propone un ambicioso programa de cambio.
Díez, Anabel. Los aparatos del PSOE se volcaron más con Sánchez que con Madina. “El País” (30-VI-2014) 11.
Gallego-Díaz, Soledad. Reconstruir la credibilidad de un partido. “El País” Domingo (29-VI-2014) 13. Rubalcaba no explicó las causas de la debacle ni lo que estaba haciendo para superarla, lo que le impidió recuperar la credibilidad del PSOE. Pero tuvo aciertos como la propuesta federal de Granada.
Díez, Anabel. Aspirantes separados por matices. “El País” (2-VII-2014) 12-13. Grandes coincidencias en las respuestas de los tres candidatos.
Editorial. El PSOE gana el debate. “El País” (8-VII-2014) 26.
Díez, Anabel. Madina y Sánchez mantendrán el rechazo a referéndum en Cataluña. “El País” (8-VII-2014) 10-11. Debate en directo entre los tres candidatos. Habrá primarias en noviembre para elegir al candidato a la presidencia del Gobierno, y en ellas se presentará Carme Chacón.
Garea, Fernando. Pugna por la regeneración. “El País” (8-VII-2014) 11. Las propuestas de gobierno.
Sánchez, Pedro. Cambiar el PSOE para cambiar España. “El País” (9-VII-2014) 31-32.
Verdú, Daniel. Por los márgenes del partido. “El País” (10-VII-2014) 16-17. Perfil del candidato de Izquierda Socialista.
Pérez Tapias, José Antonio. Tejiendo un PSOE con hilo rojo. “El País” (11-VII-2014) 29-30.
Junquera, Natalia. El tímido promete una conmoción. “El País” (11-VII-2014) 14-15. Un día de campaña de Madina.
Madina, Eduardo. Un tiempo nuevo. “El País” (12-VII-2014) 33-34.
Verdú, Daniel. A por Ferraz, desde Don Benito. “El País” (12-VII-2014) 14-15. Un día de campaña de Sánchez.
Díez, Anabel. El ganador halla un PSOE por rehacer. “El País” (13-VII-2014) 14-15.
Díez, Anabel. Pedro Sánchez liderará el PSOE. “El País” (14-VII-2014) 1. Gana con el 49%. Madina obtiene el 36% y Pérez Tapias el 15%. Hubo un 67% de participación entre los 197.000 afiliados.
Díez, Anabel. Sánchez promete la victoria al PSOE. “El País” (14-VII-2014) 10-11.
Garea, Fernando. La ambición de Sánchez. “El País” (14-VII-2014) 11.
Prieto, Joaquín. Recapitalizar el PSOE. “El País” (14-VII-2014) 11.
Díez, Anabel; Lucio, Lourdes. Pedro Sánchez afronta la fecha de las primarias como su primer reto. “El País” (15-VII-2014) 11.
Díez, Anabel. Pedro Sánchez: ‘Haré posible un giro a la izquierda que permita ganar elecciones’. “El País” (15-VII-2014) 12.
Redacción (editorial). Un PSOE sin hipotecas. “El País” (15-VII-2014) 30.
Díez, Anabel. El voto contra Juncker suscita malestar en dirigentes del PSOE. “El País” (16-VII-2014) 10-11.

Vidal-Folch, Xavier. El día en que el PSOE se traicionó. “El País” (16-VII-2014) 10-11.
Díez, Anabel. Madina rechaza la oferta de Sánchez para entrar en la ejecutiva socialista. “El País” (18-VII-2014) 12.
Lapuente Giné, Víctor. ¿Cada cuánto tiempo hay que regar el PSOE? “El País” (25-VII-2014) 33.
Díez, Anabel. Susana Díaz acepta presidir el nuevo consejo político federal del PSOE. “El País” (26-VII-2014) 12.
Díez, Anabel. Pedro Sánchez, aclamado como líder. “El País” (27-VII-2014) 14-15.
Díez, Anabel. En busca de ‘indignados’ y votos del PP. “El País” (28-VII-2014) 10.
Garea, Fernando. Sánchez prevé completar su equipo con Hernando como portavoz parlamentario. “El País” (28-VII-2014) 11.
Noceda, Miguel Ángel. Viva la clase media. “El País” (28-VII-2014) 11.
Manetto, F.; Díez, A. Rajoy y el líder del PSOE coincidirán solamente en el rechazo a la consulta. “El País” (28-VII-2014) 12.
Vallespín, Fernando. Entre el escepticismo y la esperanza. “El País” (28-VII-2014) 12.
Díez, Anabel; Noceda, M. Á. Pedro Sánchez. ‘Quiero liderar el cambio en España’. “El País” (3-VIII-2014) 12-13.
Díez, Anabel. Sánchez rompe con la ‘era Zapatero’ al atacar la reforma del déficit cero. “El País” (25-XI-2014) 12.
Díez, Anabel. El PSOE tratará de situar a Podemos en la extrema izquierda. “El País” (1-XII-2014) 10-11.
Jauregui, Ramón. Partido de país. “El País” (29-I-2015) 35-36. El PSOE debe sostener su espacio de centroizquierda sin caer en el populismo.
Díez, Anabel; Marcos, José. Pedro Sánchez fulmina a Tomás Gómez. “El País” (12-II-2015) 12-13. El líder del PSOE aparta al secretario general del PSOE madrileño.
Juliá, Santos. Sin rumbo y dividido. “El País” Domingo (15-II-2015) 2-3.
Sánchez-Cuenca, Ignacio. El futuro más allá de la redistribución. “El País” Domingo (15-II-2015) 4.
Simón, Pablo. Salir de Escila y Caribdis. “El País” Domingo (15-II-2015) 4.

Marcos, José. El PSM da su apoyo mayoritario a Ángel Gabilondo. “El País” (21-II-2015) 22. Gana el candidato propuesto por el PSOE federal.
Editorial. Enderezar al PSOE. “El País” (22-II-2015) 30.
Díez, A. El PSOE seguirá el ejemplo andaluz para batir a la derecha y a Podemos. “El País” (29-III-2015) 13.
Pérez, F. J. El PSOE aspira a formar Ejecutivo en seis comunidades y el PP en cuatro. “El País” (26-V-2015) 14.
Díez, A. Sánchez se siente reforzado para ser candidato a la presidencia del Gobierno. “El País” (26-V-2015) 16. Las elecciones autonómicas y locales dan un 25% de votos al PSOE, dos puntos por debajo del PP. Dura caída en las grandes ciudades pero mantenimiento e incluso puntual recuperación en el resto.
Díez, A. Sánchez se presenta con un proyecto para unir a los españoles. “El País” (22-VI-2015) 15.
Díez, A. Sánchez recupera a altos cargos de Zapatero para hacer su programa. “El País” (23-VI-2015) .
Redacción. El gesto de la bandera agita a la oposición en contra del PSOE. “El País” (23-VI-2015) 17.
Díez, Anabel. Pedro Sánchez, en proceso. “El País” (27-VII-2015) 17. Un año de líder del partido. Se consolida, con claroscuros.
Prieto, Joaquín. Lo difícil empieza ahora. “El País” (27-VII-2015) 17.
Díez, Anabel. El PSOE aprueba sus listas con el malestar por la inclusión de Lozano. “El País” (18-X-2015) 19.
Díez, Anabel. Sánchez acepta que Rajoy ‘intente’ formar una mayoría de Gobierno. “El País” (21-XII-2015) 26.
Marcos, José. Extremadura y Andalucía sostienen al PSOE, que queda cuarto en Madrid. “El País” (21-XII-2015) 27.
Díez, A. El PSOE se muestra unido en el rechazo a apoyar la investidura de Rajoy. “El País” (22-XII-2015) 14.
Díez, A. El PSOE se divide por los intentos de un sector para relevar a Sánchez. “El País” (29-XII-2015) 13. Desacuerdo sobre la fecha del congreso y el diálogo con Podemos.
Díez, A. Los socialistas no dialogarán con quien defienda la autodeterminación. “El País” (29-XII-2015) 14.
Díez, A. Pedro Sánchez resiste el pulso de sus barones para elegir nuevo líder. “El País” (30-XII-2015) 13.
Gallego-Díaz, Soledad. La furia del hombre paciente. “El País” Ideas (3-I-2016) 12. Dura crítica a los dirigentes del PSOE que privilegian sus ansias de poder partidario.
Editorial. Ante la crisis del PSOE. “El País” (7-I-2016) 10.
Díez, A. Sánchez desafía a las federaciones y someterá los pactos a la militancia. “El País” (31-I-2016) 19.
Amón, Rubén. Pedro Sánchez sobrevive. “El País” Ideas (7-II-2016) 5.
Orriols, Lluís. Las dos batallas del PSOE. “El País” (12-V-2016). El PSOE ha de posicionarse entre Ciudadanos y la coalición Podemos-IU, en la nueva realidad surgida tras el final del bipartidismo.
Díez, Anabel; Marcos, José. El PSOE consigue detener el ‘sorpasso’ de Podemos. “El País” (27-VI-2016).
Díez, Anabel; Marcos, José. El PSOE retrocede en todos sus graneros tradicionales. “El País” (27-VI-2016).
Gallego-Díaz, Soledad. 13 años y 3 secretarios generales. “El País” Ideas (18-IX-2016). El PSOE debe solucionar sus disputas internas y ofrecer un proyecto ilusionante a la sociedad.
Díez, A. Sánchez convoca al comité federal y se prepara para el enfrentamiento. “El País” (22-IX-2016).
Díez, A. Los críticos del PSOE rechazan ir a un congreso antes de que haya Gobierno. “El País” (24-IX-2016).
Díez, A. Sánchez mantiene intacto su plan pese al descalabro de los socialistas. “El País” (26-IX-2016). Las derrotas en Galicia y Euskadi debilitan a Sánchez mientras estallas las rebeliones internas en las regiones.
Díez, Anabel. Sánchez fuerza un congreso para que el PSOE decida su voto a Rajoy. “El País” (27-IX-2016).
Marcos, José. Los críticos al líder socialista exigen que renuncie a la celebración del congreso. “El País” (27-IX-2016).
Díez, A. Media ejecutiva socialista planea dimitir para forzar la salida de Sánchez. “El País” (28-IX-2016).
Marcos, J. La maniobra de Sánchez divide al grupo socialista en el Congreso. “El País” (28-IX-2016).
Mora, A. J. Susana Díaz: ‘Estaré donde quieran mis compañeros’. “El País” (28-IX-2016).
Alberola, Miquel. Así está el reparto de fuerzas en el partido. “El País” (28-IX-2016). Los apoyos territoriales de los dos bandos.
Díez, A.; Marcos, J. Sánchez se niega a dejar su cargo. “El País” (29-IX-2016).
Díez, A.; Marcos, J. El caos se apodera del partido en una situación inédita en su historia. “El País” (29-IX-2016).
Casqueiro, J. De las primarias al suelo electoral. “El País” (29-IX-2016). La carrera al poder de Sánchez.
Díez, A.; Marcos, J. Los dos sectores del PSOE afrontan un comité federal a cara de perro. “El País” (1-X-2016).
Alberola, Miquel. Los partidarios de Sánchez se declaran ejecutiva del PSOE ‘en funciones’. “El País” (1-X-2016).
Díez, A.; Marcos, J. Los críticos de la comisión de ética abogan por una gestora. “El País” (1-X-2016).
Díez, A.; Marcos, J. Pedro Sánchez dimite y deja un PSOE más dividido y derrotado. “El País” (2-X-2016).
Díez, A. Pedro Sánchez pierde y abandona. “El País” (2-X-2016). Tras perder una votación crucial en el comité federal, por 107 a favor y 133 en contra de primarias y un congreso inmediato, dimite de la secretaría general. Una gestora llevará los asuntos temporalmente.
Marcos, José. Las 12 horas que decidieron la caída de Pedro Sánchez. “El País” (2-X-2016).
Pérez, F. J. El hombre que desgarró al PSOE. “El País” (2-X-2016). Perfil de Sánchez.


Opiniones. Orden alfabético.
Amón, Rubén. El síndrome del búnker. “El País” (29-IX-2016). Sánchez no advirtió cómo crecía el malestar interno y la conspiración de los críticos.
Ayuso, Javier. Aislamiento y errores de Sánchez. “El País” (29-IX-2016).
Ayuso, Javier. Coser un partido roto, o zurcirlo. “El País” (2-X-2016).
De Miguel, Rafa. Ni tan debate ni tan profundo. “El País” (27-IX-2016). Puya a Sánchez.

De Miguel, Rafa. Triunfos y errores de un líder accidental. “El País” (2-X-2016).


Editorial. ¿Dónde está el PSOE? “El País” (30-IV-2016).
Editorial. La deriva de Sánchez. “El País” (23-IX-2016). Arremete contra el líder del PSOE por no permitir gobernar a Rajoy.
Editorial. Un partido secuestrado. “El País” (27-IX-2016).
Editorial. Salvar al PSOE. “El País” (29-IX-2016).
Editorial. Un PSOE con futuro. “El País” (1-X-2016).
Editorial. La hora de la unidad. “El País” (2-X-2016).
Galindo, Jorge. La guerra de las rosas. “El País” (29-IX-2016). La batalla entre dos visiones de un partido socialdemócrata, la de Sánchez es más izquierdista y otorga el predominio a los afiliados y la de los críticos es más centrista y privilegia a los votantes (y los cargos electos).
Jabois, Manuel. Dos cargas de profundidad. “El País” (29-IX-2016).
Juliá, Santos. Crisis, caída y escisión del PSOE. “El País” (1-X-2016).
Lapuente, Víctor. El Quijote y Sánchez. “El País” (4-X-2016). Sánchez y los barones rebeldes no son los principales problemas del PSOE, sino su anquilosamiento ante la nueva sociedad.
Prieto, Joaquín. El momento más difícil desde la Transición. “El País” (29-IX-2016). La mayor crisis interna desde el abandono del marxismo y el debate de la OTAN.
Urquizu, Ignacio. La travesía del PSOE. “El País” (3-X-2016). El partido debe debatir y renovar sus ideas para salir de su crisis.

viernes, 27 de junio de 2014

La corrupción en Andalucía.

LA CORRUPCIÓN EN ANDALUCÍA.



La cuestión de la corrupción en Andalucía.
La corrupción es un problema histórico de Andalucía, desde los lejanos tiempos medievales, cuando inmediatamente tras la Reconquista se forjaron relaciones entre caciquiles y mafiosas entre los grupos que monopolizaban el poder urbano y los grandes propietarios agrarios, a fin de consolidar su supremacía política, social y económica. Episodios bien conocidos son los tejemanejes del duque de Medina-Sidonia y el marqués de Cádiz en la segunda mitad del siglo XV que ha mostrado con acierto la serie televisiva Isabel, o la estrecha relación entre bandolerismo y caciquismo en el siglo XIX o la compra masiva de votos hasta bien entrado el siglo XX, asuntos tantas veces tratados en el cine o la televisión, y bien estudiados en numerosas monografías.
En la actualidad la corrupción se fundamenta en dos grandes grupos. Los aledaños a la izquierda han creado redes clientelares que aseguran un amplio apoyo electoral o sindical, unas redes subvencionadas con dinero público como aparenta ser el caso actual de los ERE, probablemente el de mayor entidad económica de todos. Los más proclives a la derecha, por su parte, persiguen la caza de negocios turbios y comisiones ilegales mediante microgrupos que toman el poder en una agrupación (generalmente del PP o del Partido Andalucista antes de su derrumbe) o en una entidad local (el GIL) con la finalidad de enriquecerse personalmente con sobornos y corruptelas de variadísima gama, como demuestran los numerosos casos que han estallado en Marbella y sus localidades próximas, o en Almería, Granada, Sevilla y un largo etcétera.
El problema está pues muy extendido, sin que haya un solo partido u organización importante que pueda abanderar la blancura de su expediente. ¿La solución? El electorado debe castigar a los partidos corruptos y estos limpiarse internamente bajo la presión de la sociedad.

General.
Redacción. Una triple investigación pone bajo la lupa las cuentas de UGT Andalucía. “El País” (29-IX-2013) 24.
Pérez, Fernando J.; Codina, E. Marbella era la ‘corrupción generalizada’. “El País” (5-X-2013) 12. La trama delictiva del Ayuntamiento de Marbella es condenada a penas relativamente menores.
Codina, E.; Pérez, Fernando J. Condena a la ‘serie b’ del papel cuché. “El País” (5-X-2013) 13.
Gómez, Luis. 90 millones de fortuna superlativa. “El País” (5-X-2013) 14. La fortuna malhabida de Juan Antonio Roca.
Martín-Arroyo, Javier. La caja b de una empresa apunta a la financiación ilegal del PP en Almería. “El País” (28-X-2013) 16. La fiscalía investiga los presuntos sobornos de la constructora Hispano Almería a dirigentes del PP en Roquetas, Níjar y Almería, para financiar las campañas electorales y beneficios personales.
Codina, Esperanza. Seis años de cárcel para Muñoz y Roca por desviar dinero de Marbella. “El País” (31-X-2013) 17.
Martín-Arroyo, Javier. Una constructora pagó parte de una obra en el ático del alcalde de Almería. “El País” (4-XI-2013) 17. El PP queda herido por el escándalo.
Martín-Arroyo, Javier. El juez del ‘caso Invercaria’ investiga a nueve empresas de la Junta. “El País” (23-XI-2013) 16.
Gómez, Luis. Cuando arreglar una bombilla cuesta 3.000 euros. “El País” (20-III-2015) 16. Un resumen histórico de la corrupción en Andalucía desde los años 1990.
Martín-Arroyo, Javier. La policía acusa a la Junta de amaño en Aznalcóllar. “El País” (2-VII-2015) 22.
Gil, Joaquín. El Ayuntamiento de Almería recalificó unos terrenos para el presidente de la Diputación. “El País” (20-XI-2015) 25. El Ayuntamiento, gobernado por el PP, recalificó dos hectáreas, multiplicando por cinco su valor. La plusvalía de Gabriel Amat Ayllón, presidente del comité electoral del PP de Andalucía, fue de cuatro millones.
Redacción. Detenidos el alcalde de Granada y una concejal, ambos del PP. “El País” (14-IV-2016). Torres Hurtado está acusado de diez delitos: cohecho, fraude en la contratación, asociación ilícita...
Albarracín, Jesús. El alcalde de Granada y dos ediles dimiten tras pactar la oposición la moción de censura. “El País” (19-IV-2016).
Codina, Esperanza. El juez procesa a 65 personas por el saqueo en El Ejido. “El País” (21-VI-2016). Una presunta trama de corrupción en el Ayuntamiento.
Albarracín, Jesús. Juicio a la gestión sin control de la Alhambra. “El País” (16-IX-2016). 49 acusados por el fraude en las entradas.
Martín-Arroyo, J. Denuncia por fraude contra el líder de los populares de Almería. “El País” (16-IX-2016). Gabriel Amat, presidente de la Diputación y alcalde de Roquetas de Mar, benefició a su yerno y socio con contratos públicos,

Codina, Esperanza. El fiscal ve indicios de delito en otra senadora del PP. “El País” (16-IX-2016). Ángeles Muñoz, exalcaldesa de Marbella, habría falseado documentos públicos en el PGOU de su ciudad.

miércoles, 25 de junio de 2014

El Tribunal de Cuentas de España y las sospechas de corrupción.

El Tribunal de Cuentas de España y las sospechas de corrupción.
El Tribunal de Cuentas, el organismo que en principio debe vigilar la honestidad e integridad de las cuentas de las instituciones públicas, ha sufrido una grave merma de su prestigio al conocerse prácticas insólitas en sus contratos de servicios y en el reclutamiento de sus funcionarios.
El editorial Tribunal surrealista [“El País” (25-VI-2014)] resume el fiasco:
‹‹La fluidez con que se desarrollan los fenómenos de amiguismo y nepotismo en España no debe llevarnos a restar importancia a la cota alcanzada por el Tribunal de Cuentas, que a veces parece una agencia de colocación de familiares de cargos, antiguos altos cargos y sindicalistas con relevancia interna, según la investigación publicada por “El País”. Que 100 de sus 700 empleados tengan vínculos de ese tipo puede que no sea ilegal, pero constituye un elocuente resultado de las oposiciones “libres y abiertas” con que, oficialmente, se cubren las plazas disponibles.
El Tribunal de Cuentas, que es ajeno a la justicia, es el órgano que lleva a cabo la fiscalización de los miles de millones de euros gastados por la Administración. Sus doce consejeros son designados a propuesta de los partidos políticos, sobre todo los que han venido alternándose en el poder del Estado. Y su soporte técnico son los empleados con los que cuenta, respecto de los cuales el presidente del Tribunal, Ramón Álvarez de Miranda, niega irregularidades en la contratación y asegura que el sistema de oposición para acceder al mismo es idéntico para toda la función pública.
Sin embargo, no faltan los antecedentes significativos. Ya en diciembre de 2012, el Supremo echó abajo dos designaciones de altos cargos del Tribunal de Cuentas, y en 2009 anuló el nombramiento de la hermana de un consejero como subdirectora. El Supremo puso en evidencia una manera de hacer que consiste en deteriorar la independencia de las instituciones de control por el procedimiento de llenarlas de familiares o amigos. Pueden ser discutibles los criterios para proveer al Tribunal de Cuentas de personal cualificado, pero lo es todavía más que la vía familiar sea la fuente de alimentación del 14% de la plantilla. No se puede jugar con la credibilidad del control de cuentas de la Administración ni vivir en la complacencia de que un órgano semejante es capaz de garantizarlo.
El Tribunal de Cuentas ha perdido la oportunidad de ejercer un papel de referencia económica de la democracia. Su fracaso respecto a la financiación irregular de los partidos y de la corrupción política constituye un ejemplo evidente de su escasa utilidad, no solo por el lento modo de funcionamiento, sino por las trabas legales a las que se ha visto sometido. El PSOE pide “información” y el PP cree que el presidente del organismo “lo aclarará”: reaccionan como si se sintieran ajenos, pese a que siete consejeros del Tribunal fueron nombrados a propuesta del PP y cinco del PSOE (uno de ellos consensuado con IU) durante la última renovación, realizada en 2012.
En vez de aparentar sorpresa, los partidos tienen la oportunidad de actuar ahora de forma mucho más eficiente: llevar a cabo una investigación parlamentaria y rehacer el órgano fiscalizador sobre bases de independencia y eficacia dignas de tal nombre. Todo lo demás es ilusionismo.››

Fuentes.
Internet.
Artículos.
Mercado, Francisco. El Tribunal de Cuentas destapa el germen de la corrupción en las autonomías. “El País” (19-XI-2012) 14.
Gómez, Luis. Cuentas tardías y mal vigiladas. “El País” (20-I-2013) 15. El Tribunal de Cuentas tarda hasta seis años en divulgar los informes sobre los partidos.
Redacción (editorial). Tribunal de partido. “El País” (12-II-2013).
Redacción (editorial). Un arma poderosa. “El País” (11-XI-2013).
Hernández, José Antonio. El Tribunal de Cuentas contrató a la firma que reformó casas a dos de sus altos cargos. “El País” (9-VI-2014) 22.
Hernández, José Antonio. El Tribunal de Cuentas alberga a grupos de familiares de varios altos cargos. “El País” (10-VI-2014) 18.
Rodríguez, Jesús (texto); Nance, Ana (fotos). Anatomía del Tribunal de Cuentas. “El País” Semanal 1.917 (23-VI-2013) 52-60.
Hernández, José Antonio. Los lazos de parentesco en el Tribunal de Cuentas alcanzan a 100 empleados. “El País” (24-VI-2014) 8-9.
Manetto, Francesco. El presidente del Tribunal de Cuentas explicará los contratos de familiares. “El País” (25-VI-2014) 14.
Editorial. Tribunal surrealista. “El País” (25-VI-2014) 28. 
Hernández, José Antonio. Solo cinco de los 60 informáticos del Tribunal de Cuentas son especialistas. “El País” (26-VI-2014) 26.
Hernández, José Antonio. Secretarias de altos cargos coparon la última oposición del Tribunal de Cuentas. “El País” (7-VII-2014) 18.
Hernández, José Antonio. El nepotismo obliga al Tribunal de Cuentas a variar la forma de contratar. “El País” (9-VII-2014) 12.
Romero, J. M. El Tribunal de Cuentas reclama 252 millones a 37 empresas del ‘caso ERE’. “El País” (13-II-2015) 20.
Hernández, J. A. Un letrado denuncia ante la UE los enchufes en el Tribunal de Cuentas. “El País” (24-III-2015) 11.

Romero, J. M. Europa critica los contratos a dedo del Tribunal de Cuentas. “El País” (22-VI-2015) 19.

sábado, 21 de junio de 2014

CS 3 UD 04. Regímenes políticos en el mundo actual. El Estado y sus instituciones.

CS 3 UD 04. REGÍMENES POLÍTICOS EN EL MUNDO ACTUAL. EL ESTADO Y SUS INSTITUCIONES.

INTRODUCCIÓN.
1. REGÍMENES POLÍTICOS EN EL MUNDO ACTUAL.
1.1. CONCEPTOS.
Régimen político.
Sistema político.
Constitución.
1.2. CLASIFICACIÓN DE LOS RÉGIMENES POLÍTICOS.
REGÍMENES DEMOCRÁTICO-PLURALISTAS.
Régimen parlamentario.
Régimen presidencial.
Régimen de asamblea.
Régimen semipresidencial.
REGÍMENES SOCIALISTAS.
REGÍMENES AUTORITARIOS.
REGÍMENES TOTALITARIOS.

2. EL ESTADO: SUS INSTITUCIONES.
2.1. EL PODER EJECUTIVO.
JEFATURA DEL ESTADO.
Jefatura del Estado monárquica.
Jefatura del Estado republicana.
EL GOBIERNO.
2.2. EL PODER LEGISLATIVO.
2.3. EL PODER JUDICIAL.
2.4. ORGANIZACIÓN TERRITORIAL DEL ESTADO.
2.5. LOS PARTIDOS POLÍTICOS Y EL SISTEMA ELECTORAL.
Los partidos políticos.
El sistema electoral.

INTRODUCCIÓN.
Esta UD estudia los regímenes políticos y las instituciones del Estado, una parte que se relaciona con la política y la sociología.

1. REGÍMENES POLÍTICOS EN EL MUNDO ACTUAL.

1.1. CONCEPTOS.
Se deben distinguir los conceptos de régimen político y de sistema político. El primero es más político-jurídico y el segundo más sociológico.
Régimen político.
El régimen político es la estructura formada por instituciones, ideologías, procesos, costumbres y leyes, que regula la competencia por el poder político y que disciplina las relaciones entre gobernantes y gobernados. El concepto nació en la Revolución Francesa.
Sistema político.
El sistema político es una comunidad política en sentido más amplio e incluiría las relaciones pragmáticas entre los individuos. El concepto es muy similar al anterior y lo formaron recientemente los politólogos Easton, Almond y Powell.
Constitución.
La Constitución es el conjunto de normas de grado supremo que estructuran el régimen político, regulando las relaciones entre las instituciones y de los ciudadanos con estas. Puede ser escrita (EE UU, España) o no escrita (Gran Bretaña), codificada o no, etc. Tener una Constitución no significa tener un régimen democrático, pues puede ser una Constitución totalitaria, como la de la antigua URSS.
1.2. CLASIFICACIÓN DE LOS RÉGIMENES POLÍTICOS.
Ha habido muchas clasificaciones.
Aristóteles distinguió: monarquía, aristocracia y democracia, con sus deformaciones de tiranía, oligarquía y demagogia.
El desarrollo de las formas políticas, sobre todo desde la Revolución Francesa, ha asentado una clasificación basada en criterios de pluralismo político e igualdad social, económica y cultural, que distingue:
- Regímenes democrático-pluralistas.
- Regímenes socialistas.
- Regímenes autoritarios.
- Regímenes totalitarios.
Hay otras clasificaciones:
- La teoría marxista distingue entre democracia burguesa y democracia popular.
- Maurice Duverger distingue democracias pluralistas capitalistas, autoritarismos socialistas y socialismos liberales.
- Loewenstein distingue democracia y autocracia.
- Los neomaquiavelistas (Pareto, Mosca, Michels) opinan que todo régimen político es una oligarquía, puesto que siempre está dirigido por una minoría: la clase (casta) política.
REGÍMENES DEMOCRÁTICO-PLURALISTAS.
Los regímenes democrático-pluralistas son el resultado de los Estados liberales que sustituyeron al Antiguo Régimen en los siglos XVIII y XIX. Su base socioeconómica es el capita­lismo, con un sistema de economía de libre mercado, aunque en el siglo XX el desarrollo industrial y de los servicios y la necesidad de mantener el equilibrio social ha llevado a una política económica con un cierto grado de intervencionismo estatal.
Los regímenes democráticos se basan en unos principios:
- Representativo, con la legitimidad democrática (voto popular libre) de las institu­ciones estatales.
- Defensa y respeto de las libertades públicas y de los derechos fundamentales.
- Separación de los tres poderes: ejecutivo, legislativo y judicial.
- Instauración de mecanismos de control para evitar la concentración y abuso del poder.
Régimen parlamentario.
Se basa en el principio de colaboración entre los poderes legislativo y ejecutivo. El poder ejecutivo nace del Parlamento mediante el voto de investidura y se somete a su confianza.
Los regímenes parlamentarios cuentan constitucionalmente con un Jefe de Estado (Rey o Presidente de la República), Gobierno (Primer Ministro y Ministros), Parlamento (uno o dos Cámaras) y Poder Judicial.
Régimen presidencial.
Es una forma se separación radical de los poderes, que no dependen el uno del otro. Existe un Presidente unipersonal, elegido directamente por el pueblo, dotado del poder ejecutivo (el Gobierno no es un órgano colegiado, sino que depende personalmente del Presidente), muy independiente del poder legislativo, que a su vez no puede ser disuelto por el Presidente. Hay un Tribunal Supremo, que garantiza el orden constitucional. EE UU es el caso más conocido.
Régimen de asamblea.
El régimen de asamblea da el predominio al Parlamento. El Presidente y el Gobierno tienen escasos poderes ejecutivos y sus actos son constantemente decididos y controlados por el Parlamento. Hay un frecuente uso del referéndum. Es el caso de Suiza.
Régimen semipresidencial.
El régimen semipresidencial es un compromiso entre el presidencial y el parlamentario. El Presidente tiene amplios poderes ejecutivos (generalmente Defensa y Política Exterior) y es elegido directamente por el pueblo. Hay un gobierno con parte del poder ejecutivo y que depende a la vez del Presidente y del Parlamento. Un ejemplo es Francia.
REGÍMENES SOCIALISTAS.
Los regímenes socialistas (propiamente deberían ser llamados comunistas) tuvieron unos decenios en lo que parecía que eran la gran alternativa a los regímenes democrático-pluralistas. El gran modelo fue la URSS, después de su revolución en 1917, que exportó a Europa del Este y China después de la II Guerra Mundial y a otros países del Tercer Mundo con la descolonización. Pero su corrupción y opresión política, su desvertebración social y su ineficacia económica les llevó al colapso, de modo que sufren en la actualidad una profunda crisis y están retrocediendo en todo el mundo, sobre todo desde la desintegración de la URSS en 1989-1991, al mismo tiempo que caían los países comunistas del Este de Europa. En la ac­tualidad perviven los de China, Corea del Norte, Vietnam, Laos y Cuba, pero todo indica que durarán muy poco (por ejemplo China y Vietnam están cambiando a un sistema capitalista desde hace los últimos decenios del siglo XX).
Los regímenes socialistas se basan en un sistema económico basado en la propiedad colectiva de los medios de producción. Sus principios políticos son:
- Un sistema de Partido único o hegemónico.
- El Estado como instrumento de dominación de clase.
- El centralismo democrático como sistema de organización del Estado y del Partido.
- El marxismo-leninismo como ideología oficial, con sus tesis de la lucha de clases, la dictadura del proletariado y la confianza en el éxito final de una sociedad comunista.
El comunismo puede derivar en régimen totalitario, como en el caso de la URSS de Stalin y la China de Mao, en el que no haya control del poder ejecutivo por otros poderes y una clase burocrática o una cúspide se haga con todo el poder, oprimiendo al pueblo e despreciando los derechos humanos. En esos casos se produjeron auténticas masacres contra la población que se consideraba desafecta. El caso más brutal fue el genocidio del régimen khmer de Pol Pot contra el pueblo camboyano.
REGÍMENES AUTORITARIOS.
Los regímenes autoritarios son propios de sociedades poco desarrolladas, con grandes desigualdades económicas y estructuras oligárquicas.
El régimen político se basa en la dictadura o predominio del poder ejecutivo militar. Los casos más próximos a nosotros fueron las dictaduras de Primo de Rivera y de Franco. Sus épocas de máxima extensión fueron las de entreguerras en Europa Central y del Este, y después de 1945 en Latinoamérica, África y Mundo Árabe. En la actualidad han desaparecido de Latinoamérica y retroceden en África y el Mundo Árabe, especialmente debido al fin de la Guerra Fría.
REGÍMENES TOTALITARIOS.
Los regímenes totalitarios manifiestan un carácter más dominante y opresor de la “totalidad” de la vida política, social, económica y cultural. Carecen de legitimidad democrática y de libertades políticas, tienen una gran concentración del poder político en el Jefe (Führer o Duce), usan la fuerza y la coacción para mantener el poder, tienen una ideología expansionista y militarista basada en ideas raciales de superioridad. Los ejemplos más conocidos son el fascismo italiano (el primero, dirigido por Mussolini) y el nazismo ale­mán (dirigido por Hitler). Su brutalidad, sobre todo en el régimen nazi, llevó a la II Guerra Mundial y al genocidio de millones de personas por causas raciales.
Por extensión también se consideran regímenes totalitarios las deformaciones de los regímenes socialistas en sus épocas de máxima violencia y brutalidad contra sus pueblos (Stalin, Mao y Pol Pot respectivamente en la URSS, China y Camboya).

2. EL ESTADO: SUS INSTITUCIONES.
La división de los poderes.
En los regímenes democráticos o que adoptan su forma externa, hay una división en tres poderes: ejecutivo (Jefe de Estado, Gobierno), legislativo (Parlamento) y Judicial (tribu­nales). El principal teórico de esta división fue Montesquieu.
2.1. EL PODER EJECUTIVO.
JEFATURA DEL ESTADO.
Es la máxima representación de la soberanía popular, con funciones representativas del Estado en los ámbitos nacional e internacional; de mediación entre los poderes; en algunos Estados tiene notables poderes ejecutivos.
Jefatura del Estado monárquica.
Tiene carácter hereditario, con una legitimidad histórica, pues son formas tradicionales, heredadas del Antiguo Régimen. Puede corresponder a monarquías parlamentarias (España, Reino Unido, Suecia...) o no parlamentarias (Brunei, Arabia...).
Jefatura del Estado republicana.
Tiene carácter electivo, con una legitimidad democrática, salvo cuando hay una conquista violenta del poder (dictadura).
La elección puede ser por sufragio directo (Francia), por compromisarios (EE UU) o por elección parlamentaria (Italia, Alemania). Los dos primeros casos corresponden a repúblicas presidenciales o semipresidenciales con poder fuerte, derivado del voto popular; el tercero corresponde a repúblicas parlamentarias.
EL GOBIERNO.
El Gobierno es un órgano colegiado con una gran variedad de formas y funciones. Ostenta el poder ejecutivo, que implica la definición de la política, así como su ejecución por la administración.
Lo constituyen generalmente el Presidente de Gobierno (España) o Primer Ministro (Gran Bretaña), con los Ministros. En los regímenes presidenciales (EE UU) coincide con el Presi­dente del Estado y los ministros son delegados de éste. En los regímenes semi-presidenciales comparte poderes con el Presidente del Estado.
2.3. EL PODER LEGISLATIVO.
El poder legislativo tiene la función de hacer las leyes, que son la expresión de la voluntad popular.
El Parlamento (llamado Cortes en España o Asamblea en Francia) es el órgano que tiene la función legislativa en los regímenes democráticos. Dentro de estos, se distingue entre los regímenes presidencialistas (con una clara separación respecto al poder ejecutivo) y los regímenes parlamentarios, en los que es el órgano de representación política de la soberanía nacional y realiza funciones no sólo legislativas, sino también de elección del poder ejecutivo (tiene que contar con la confianza y puede sufrir mociones de censura parlamentaria) y de control de este (comisiones parlamentarias de control, comisiones de investigación...).
Puede ser unicameral (Francia) o bicameral (España, EE UU, Alemania). La Cámara Baja (Asamblea o Congreso) es la más representativa de la soberanía popular. La Cámara Alta (o Senado) es propio de los Estados federales o que reconocen una división territorial del Estado.
2.3. EL PODER JUDICIAL.
El poder judicial tiene como fin esencial la aplicación de la ley. En los regímenes democráticos es independiente de los poderes legislativo y ejecutivo. En los autoritarios o totalitarios está sometido al poder ejecutivo. Su organización más común es una pirámide de tribunales y juzgados, generalmente colegiados, con el Tribunal Supremo en la cúspide, de modo que desde abajo haya posibilidad de recurrir a una instancia superior a fin de garantizar la legalidad.
La jurisdicción constitucional, con el Tribunal Constitucional, es erróneamente incluida en el poder judicial, pues su naturaleza y su función son distintas, aunque a veces comparte su organización con el órgano supremo del poder judicial (es el caso del Tribunal Supremo de EE UU). Su función es constitucional (por lo tanto, no judicial), y consiste en velar por el equilibrio entre todos los poderes, incluido el judicial.
2.5. ORGANIZACIÓN TERRITORIAL DEL ESTADO.
El Estado puede adoptar varias formas de organización territorial. Así, puede ser unitario, federal, confederal o de formas mixtas (autonómico...).
Los Estados unitarios son centralizados, con una autoridad única sobre todo el territorio. Es el modelo francés, de inspiración jacobina.
Los Estados federales están divididos en Estados (sin soberanía internacional) unidos en una federación con órganos comunes. Es el modelo de EE UU y Alemania.
Los Estados confederales están divididos en Estados (con soberanía internacional) unidos en una confederación con órganos comunes. Es un modelo poco frecuente (Suiza), pero bastante usado en el Antiguo Régimen y en el siglo XIX (Austria-Hungría, Suecia-Dinamarca). La Unión Europea (UE) está evolucionando lentamente a este modelo, aunque sufre las reticencias nacionales.
Entre las formas mixtas destaca el modelo autonómico, de origen relativamente reciente, que se está difundiendo por Italia, Francia, Portugal, Gran Bretaña... Un ejemplo excelente es España, una nación unitaria (aunque con varias nacionalidades en su seno) y no obstante descentralizada en autonomías al estar organizada en Comunidades autónomas, pro­vincias y municipios.

2.6. LOS PARTIDOS POLÍTICOS Y EL SISTEMA ELECTORAL.
Los partidos políticos.
Los partidos políticos son actores esenciales de la vida política, al mediar entre el Estado y la sociedad. Se distinguen tres sistemas de partidos:
- Unipartidismo: un partido único en los sistemas autoritarios y totalitarios. Casos de España en el franquismo, Alemania e Italia en el fascismo, URSS y otros países comunistas.
- Bipartidismo: dos partidos como resultado de una tradición y concentración histórica, aunque no están prohibidos los otros partidos. Casos de EE UU, Paraguay...
- Multipartidismo: varios partidos. Casos de España, Francia, Alemania, Italia...
El sistema electoral.
El sistema electoral influye en las condiciones de tal mediación, al fomentar los sistemas bipartidistas, multipartidistas, la representación o ausencia de las minorías raciales y nacionalistas, la transparencia democrática...

Los dos principales sistemas electorales son el mayoritario (que recompensa a los partidos más votados) y el proporcional (que reparte los escaños proporcionalmente a los votos). Entre los dos caben muchas variantes, siendo la más usual el sistema proporcional corregido mediante la ley de d'Hont, como en el caso de España.